Estampas cubanas

El petardo que asustó a Caruso…

Por Orlando Carrió

Con la visita del tenor Enrico Caruso a Cuba ocurre un hecho notorio y sorpresivo: a través de los años sus adoradores recordarán más el bombazo que sonaron durante unas de sus presentaciones que el preciosismo de sus histriónicos recitales ...

Remos en la Playa Azul.

Tripulación ganadora de la primera regata de remo efectuada en Varadero: Alejandro Neyra Gou, Ismael Veulens, Humberto de Cárdenas, Julio Castro, Maximiliano Smith, Octavio Verdejar y Leonardo Sórzano Jorrín, como timonel (Archivo Bohemia).

Por Orlando Carrió

Nadie puede negar que Varadero, la famosa mina de sol, ubicada por primera vez en el mapa por muchos cubanos despistados luego del inicio, a principios de la centuria anterior, de unas regatas de remo que les gastan las suelas de los zapatos a miles de fanáticos y trazan un antes y un después en el calendario de festividades de la isla.           

Jorrín y “La engañadora”.

Por Orlando Carrió

Enrique Jorrín, violinista, director de orquesta, arreglista y compositor, fue un dios en la música, pero además tuvo un agudo sentido el humor, lo que le permitió retratar en sus creaciones a varios personajes pintorescos de la capital y regalarnos el chachachá, un ritmo nuevo y contagioso del que pocos logran escapar, género musical transformado pronto en una moda, en una fiebre, capaz de arrebatar a los bailadores más fervorosos.

El Diablo del Capitolio.

El ángel caído.

Por Orlando Carrió

El periodista Enrique Luis Varela escribió, y con razón, que en el Capitolio Nacional —recientemente remodelado— se encierra toda la soberbia de La Habana, la majestuosidad del alma nacional. Fue erigido para dominar y aún hoy, cuando la capital festeja su aniversario 500 en este mes de noviembre, sigue siendo un centro de radiación que puede ser disfrutado a grandes distancias y sorprende a los viejos y nuevos caminantes del mundo.

La santa de las mujeres embarazadas.

La tumba de La Milagrosa siempre está llena de flores.

Por Orlando Carrió

 Como leí en cierto prólogo escrito por el folclorista Rogelio Martínez Furé, a principios del siglo XX la religión católica está lejos de abarcar en Cuba a las grandes mayorías. Ello provoca, por supuesto, un gran auge del paganismo africano, como los yoruba a modo de punta de lanza, y una peligrosa difusión del espiritismo y otras supersticiones de remotos orígenes. Si los jueces inquisitoriales de la conquista y el poblamiento hubieran resucitado, habrían llenado la isla de miles de hogueras. ¡Sálvanos, Dios!

Páginas

Subscribe to RSS - Estampas cubanas