Estampas cubanas

Monsieur Chocolat, el esclavo cubano que se hizo payaso en París

Por Orlando Carrió   

Rafael Padilla, o mejor, Monsieur Chocolat, lo tiene todo para perder: es un niño esclavo, negro, pobre y analfabeto; sin embargo, con los años se transforma en el primer payaso cubano de color que triunfa en París durante la belle époque y, ante el asombro de muchos, se transforma en un hombre rico, famoso y lleno de excesos, ícono de la cultura popular francesa y amigo, entre muchos miembros de la alta sociedad, del célebre pintor Henri de Toulouse-Lautrec, quien lo inmortaliza con una litografía en la que se le ve bailando en el Irish Bar.  

Pillo Chocolate.

Roberto González Cobo con sus primeras mascotas.

Por Orlando Carrió

Durante un largo peregrinaje que hice por La Habana Vieja en 2007 conocí, en la angosta calle Obispo, dos perros salchichas o salchichones (de la raza teckel) que “chocan las cinco”, dan la hora, usan el teléfono, entienden varios idiomas, cantan La Guantanamera, rechazan los dólares norteamericanos y hasta gruñen rabiosos cuando escuchan el nombre del entonces presidente norteamericano, George W. Bush, a quien intentan “dispararle” con un arma de mentirita…

Viejo de los Caracoles.

Gallardo exploró muchas cuevas con Antonio Núñez Jiménez.

Por Orlando Carrió

En el occidental Valle de las Dos Hermanas, perteneciente al municipio de Viñales, en la provincia de Pinar del Río, asombran las palmas y yagrumas que crecen erectas en las paredes verticales de los mogotes calizos, con las raíces al aire, aferradas a la piedra y la tempestad, como equilibristas enemigos del vacío. Allí, encontramos también el Mural de la Prehistoria, bordado de manera desconcertante en una de las lomas, y a uno de sus custodios, el colector de campo de la Academia de Ciencias, Juan Gallardo Cordero, a quien llaman con misterio el Viejo de los Caracoles.

La Habana, erguida, muestra su resistencia una vez más.

Por Lídice Valenzuela

Ni el célebre adivinador Michel de Nôtre-Damehubiese anticipado el tornado que azotó La Habana el 27 de enero pasado, mientras la juventud preparaba antorchas y ceremonias para homenajear a José Martí en su 166 cumpleaños, al día siguiente.

Mambises en Varadero.

Collazo logra desembarcar con éxito en la playa azul.

Por Orlando Carrió

Cuando muchos criollos hablan de Varadero lo hacen pensando en su aire puro y yodado, aguas azules como el cielo, bancos de arenas blancas, juegos de delfines y damas hermosas en trajes de baño, que pueden elevarle la temperatura a cualquier mortal. Sin embargo, pocos conocen que en las postrimerías del siglo xix la costa de este balneario es utilizada como punto de desembarco por los miembros del Ejército Libertador cubano, quienes propinan muy duros reveses a los colonialistas españoles durante las tres guerras de independencia que se libran en la Isla.

Páginas

Subscribe to RSS - Estampas cubanas