150 años de La Demajagua y nuestra Carta Magna

Hacen 150 años, en su finca La Demajagua, el 10 de octubre de  1868 Carlos Manuel de Céspedes leería el Manifiesto de la Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba, más conocido como el Grito de Yara. En el se lee: “Nosotros consagramos estos dos venerables principios: … creemos que todos los hombres somos iguales; admiramos el sufragio universal que asegura la soberanía del pueblo. La lucha por la independencia había comenzado, momento sobre el cúal , 100 años más tarde, Fidel diría: “Significa sencillamente el comienzo de cien años de lucha, el comienzo de la revolución en Cuba, porque en Cuba solo ha habido una revolución: la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de Octubre de 1868. Y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes”. En la actualidad nuestro presidente Diaz-Canel dice: “no claudicaremos, no traicionaremos y no nos rendiremos jamás. Compatriotas hemos luchado 150 años y seguiremos luchando eternamente. Seguiremos luchando Hasta la Victoria Siempre”

Entre 1868 y 1895, salen a la luz cuatro cartas magnas, y se suman a ellas dos más, una en 194 y otra en 1976. Todas coherentes entre sí y que muestran un proceso unidireccional: la independencia de Cuba, con la creación de una República basada en la igualdad entre sus ciudadanos.

Hoy, Cuba está enfrascada en el proceso de discusión del proyecto de Constitución de la República. Un proceso de modernización de la Carta Magna a partir de los nuevos retos que tiene la Sociedad cubana en las condiciones actuales. Este proceso en el que el pueblo cubano está inbuído, se encuentra además bajo la estrecha vigilancia de observadores, analistas, detractores y enemigos.

Pero implica este debate una ruptura con nuestra historia y el pasado historico revolucionario que comenzó hace 150 años?

Tras el manifiesto de La Demajagua, y esculpiéndose las bases de la nueva nación, se forma la Asamblea Constituyente de Guaymaro la cual genera la Constitución de Guaimaro, en 1869. Esta refleja la escencia del manifiesto leído en La Demajagua, estableciendose que Todos los habitantes de la República son enteramente libres remarcándose de esta manera el principio propugnado por Céspedes de la abolición de la esclavitud, condición imprescindible para el nacimiento de una nación verdaderamente libre y soberana.

La protesta de Baraguá origina la Constitución de Baraguá de  1878. Su texto es muy breve con cinco artículos solo enúncia la decision irrevocable del cubano de luchar por su independencia.

La Guerra del 95 daría origen a un nuevo texto constitucional, el de Jimaguayu, en 1895 en el cual se adoptaba para Cuba una forma de gobierno republicana. Dos años mas tarde en la constitución de Yaya, en 1897, se subraya el ideal de una independencia total y sin concesiones; y llega a su punto más alto la fuente del derecho constitucional mambíal ser expresión de la radicalización del pensamiento político cubano.

La intervención americana en nuestra guerra independentista y la formación de una república intervenida, daría la constitución del 1901, la cual estaría ensombrecida por la Enmienda Platt.

Sin embargo, la constitución de 1940 retoma el curso iniciado en Guaimaro. De hecho, simbólicamente, se firma en Guaimaro. Su texto es el resultado histórico del proceso forjado desde los tiempos de Mella y el Directorio Estudiantil y la acción revolucionaria de Antonio Guiteras. Reconoció el derecho de los obreros a la huelga, declaró el trabajo como un derecho inalienable del hombre, proscribió la discriminación racial por motivo de sexo o color, estableció la protección especial a la familia y a la igualdad de la mujer, se pronunció por la educación general y gratuita, por la salud pública al alcance de todos. Sin embargo, como diría Armando Hart, el sistema económico y político dominante en el país hacía imposible llevar a la práctica las disposiciones más revolucionarias contenidas en la Constitución de la República.

Luego del triunfo revolucionario en 1959, y luego de una profunda tranformación en el seno de la sociedad cubana, se elabora en 1976 la Carta Magna hoy vigente. En ella se describe el Estado como:socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como república democrática y unitaria, para el disfrute de la libertad política, la justicia social y la solidaridad humana, cuya soberanía reside en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado.

Se proscribe (sancionada por la Ley) toda discriminación por motivo de raza, color de la piel, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquier otra lesiva a la dignidad humana.

Por otra parte plantea que el derecho de cada cubano al trabajo, también es un deber y motivo de honor; que se atienda y proteja su salud, la educación gratuita, el derecho al deporte y la educación física, están igualmente reflejadas en la Carta Magna.

El sistema político cubano, además, pone énfasis en la incorporación auténtica del conjunto de la sociedad a la toma de decisiones. El debate de los asuntos de interés público, desde los de trascendencia nacional hasta los locales, contribuye a la unidad y es un punto de partida para la adopción y la aplicación de medidas prácticas.

En líneas generales, el Proyecto de modificación a la constitución en el cual el pueblo Cubano se ve hoy enfrascado, mantiene la escencia de lo que ha sido hasta hoy la médula de la Carta Magna Cubana, desde la Contitución de la Demajagua hasta la contitución del 76: la determinación de independencia nacional y soberanía, en una república democrática y unitaria, que garantice los derechos inviolables de cada ciudadano a vivir libre, sin discriminación alguna y con acceso a logros que son el resultado de nuestro sacrificio colectivo, siendo el actor principal de la vida política del país a través de la Asamblea Popular y el Gobierno.

Cuáles son los puntos de debate en el nuevo proyecto?

La eliminación del término "comunismo" a lo que el propio Diaz-Canel señaló: no es una "renuncia" al estar implícito en el socialismo, refiriendose a Marx quien planteó el socialismo como un paso previo a alcanzar la meta de la sociedad comunista, al argumentar que "comunismo y socialismo están íntimamente relacionados" y "cualquiera de los dos términos implica el otro".

Otro tema crucial es los límites a la concentración de la propiedad y la riqueza. La discusión se centra aquí en lo que se reflejará en la constitución y las leyes implementatorias al respecto. Según nuestro president:  "el debate y la sabiduría popular quien va a decir la última palabra".

Un aspecto importante en el debate es el papel del Partido

En la Constitución del 76 se define que: El Partido Comunista de Cuba, es, martiano y marxista-leninista y vanguardia organizada de la nación cubana. Es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista.

Al respecto dice nuestro presidente que lo que no será modificado respecto a la actual Constitución de 1976 es el poder absoluto del Partido Comunista de Cuba, que se mantendrá como la "fuerza dirigente superior" del Estado, en un intento de blindar el sistema al prevenir la irrupción de otras fuerzas políticas.

Estos enunciados tienen su centro en el hecho de que el Partido no es el creador de la Revolución sino que es el fruto más genuino de ella.

Así pues la reforma a la Constitución es el ejemplo vivo de que la Revolución se sustenta en la consulta al pueblo y su participación en el proceso de discución del Proyecto, lo cual es un ejercicio genuino de democracia, que fortalice la unidad de los Cubanos en torno a su Revolución.

Es pues la continuidad al proceso de elaboración y perfeccionamiento de una Carta Magna de los Cubanos y para los Cubanos que nació el 10 de octubre en la finca de La Demajagua, hasta hoy.

Inti Peredo

Cubanos por Cuba

Categoria: