26 de julio

60 años del Moncada: la Revolución seguirá joven
Por Noelio Tiuna
La Revolución cubana seguirá siendo joven, afirmó el presidente Raúl Castro al clausurar el acto central por el aniversario 60 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, al que asistieron varios gobernantes de Latinoamérica y el Caribe.
Ésta seguirá siendo la revolución socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes, subrayó el mandatario en el mismo escenario en el que hace seis décadas participó en aquella gesta que dirigió Fidel Castro.
Dijo que está en marcha en la isla "el proceso de transferencia paulatina y ordenada a las nuevas generaciones de las principales responsabilidades de dirección".
Más del 70 por ciento de la población cubana nació después del triunfo de la Revolución, indicó el jefe de Estado.
Fueron jóvenes los que acompañaron a Fidel Castro aquel 26 de julio de 1953, dijo y aseguró que las nuevas generaciones de cubanos "continuarán defendiendo los ideales revolucionarios".
Parecería un milagro que a 60 años estemos vivos varios de los participantes en aquellos acontecimientos sobre los cuales se desató la sed de venganza de la dictadura, refirió.
Calificó de sueños los ideales que impulsaban a Fidel Castro y a sus compañeros, pero evocó que cinco años, cinco meses y cinco días después le tocó cumplir la orden del líder de la Revolución de exigir y obtener la rendición del cuartel Moncada.
Hizo un recuento histórico del proceso revolucionario cubano que, enfatizó, se ha mantenido firme pese a los intentos de aislar al país y rendirlo por hambre con el bloqueo impuesto por Estados Unidos.
La solidaridad con Cuba expresa cuánto ha cambiado Latinoamérica desde el asalto al cuartel Moncada, apuntó el gobernante, quien tuvo palabras de agradecimiento para los presidentes de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Uruguay, que le acompañaron en el acto.
También para los jefes de gobierno de Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda y Santa Lucía, que comparten con Cuba la condición insular y la integración en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).
Jamás nos ha faltado el respaldo de los pueblos de todos los continentes, en particular de esta región, que unida en su diversidad avanza en su segunda independencia, proclamó.
Reconoció el apoyo de varios países para la reconstrucción de los daños provocados en Santiago de Cuba por el huracán Sandy en octubre del pasado año. No se hizo esperar el mayor de los apoyos recibidos, enviado por el presidente Hugo Chávez, indicó.
En su discurso, de unos 40 minutos, Raúl Castro rindió homenaje "al invicto comandante en jefe de la revolución bolivariana en Venezuela, discípulo aventajado de los próceres de la independencia latinoamericana y caribeña".
Opinó, además, que el proceso bolivariano tiene la conducción firme del presidente Nicolás Maduro y calificó de indetenible la marcha de las transformaciones que tienen lugar en Bolivia y Ecuador.
Fidel omnipresente
Fidel Castro no estuvo físicamente en la celebración del asalto al cuartel Moncada, que él dirigió hace 60 años, pero fue una referencia constante de los mandatarios de Latinoamérica y el Caribe que asistieron al acto conmemorativo.
Desde el primer orador de la jornada, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, las menciones a su persona ocuparon destacado lugar.
Maduro, de quien el mandatario nicaragüense Daniel Ortega dijo que era hijo de Chávez, aseguró que el líder cubano y su pueblo son los responsables de que América Latina esté hoy de pie, de que haya avances en la integración y alianzas que la fomentan.
Calificó de admirable que 60 años después del ataque al Moncada, entonces segunda fortaleza del país bajo la tiranía de Fulgencio Batista, Fidel Castro conserve “el faro de su luz”.
Fidel y Chávez son los comandantes de las fuerzas libertarias del mundo, expresó a su vez el presidente Evo Morales.
Dijo que gracias a ellos se convenció de que el “imperialismo y el capitalismo no son la solución para los problemas del mundo”.
“La lucha del pueblo cubano no estaba equivocada. La Revolución de Cuba es la madre de las revoluciones antiimperialistas”, sentenció.
Por su parte, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, expresó que la historia no sólo absolvió al ex presidente cubano, sino que le rinde homenaje.
Cuba nos enseñó que no tenemos que tener miedo, que lo que importa son los principios y la decisión, apuntó el primer ministro de Santa Lucía, Kenny Anthony.

Categoria: