55 hermanos y hermanas: La brigada Antonio Maceo ha construido nuevos puentes entre Cuba y su diáspora.

Tomado de Al Día News

Por Albor Ruiz

El 22 de diciembre de 1977 fue un día despejado y hermoso, perfecto para la llegada a su país natal de un grupo de jóvenes cubanos residentes en el extranjero. Habían sido sacados de Cuba de niños por sus padres. Nada como este viaje había sucedido desde 1961 y marcó un antes y un después en las incipientes relaciones que se desarrollarían entre lo que hoy se define como la Nación y su Emigración.

Los 55 jóvenes cubanos, ansiosos por explorar sus raíces, pero también por ver por sí mismos la realidad de Cuba, distorsionada y demonizada durante muchos años por la propaganda estadounidense y sus aliados cubanoamericanos, tomaron con orgullo el nombre del general Antonio Maceo, uno de los más grandes héroes de las guerras de independencia contra España. El viaje, las emociones, las visitas conmovedoras y la bienvenida de familiares que vivían en la isla están documentados en "55 hermanos", una película realizada por el cineasta cubano Jesús Díaz (disponible en Youtube).

"Hoy rendimos homenaje a quienes ya no nos acompañan, Carlos Muñiz, Margarita Lejarza, los hermanos Gastón, Dagmaris Cabeza, Jorge Cañas, Yoel Camayd, Elizardo Martínez y Onecys Villarreal Lemus", dijo Raúl Álzaga, uno de los fundadores de la Brigada Antonio Maceo y residente de Puerto Rico.

"Hoy también saludamos al resto de los 55 hermanos y hermanas que continúan trabajando para el desarrollo de esa relación entre la Nación y su Emigración", agregó Ricardo Fraga, también residente de Puerto Rico y uno de los 55 hermanos originales.

 “Y rendimos homenaje a esos 55 hermanos y hermanas del Primer Contingente de la Brigada Antonio Maceo, quienes hace 42 años, con su coraje y sacrificio, abrieron el camino para la reunificación de la familia cubana, la restauración de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y organizaron activamente la lucha contra el bloqueo económico contra nuestro país ".

Sin embargo, hoy, más de cuatro décadas después de que la Brigada Antonio Maceo abriera tantas puertas por primera vez, Donald Trump, Marco Rubio, Mario Díaz Balart y el resto de la pandilla de enanos morales de Washington hacen todo lo posible para cerrarlas y rendir a Cuba por hambre y el abuso a su gente, la misma gente que hipócritamente proclaman querer ayudar.

Después de 60 años de fracasar en sus intentos de doblegar a la más grande de las Antillas, ya deberían haber aprendido que esto nunca sucederá.

Categoria: