Ajedrez

Un filipino abraza la gloria del CapablancaPor Adrián Mengana MartínezEl filipino Wesley So irrumpió con fuerza en el grupo Élite del 49 Memorial Capablanca, disputado en el hotel Riviera de La Habana, para prolongar la zozobra de la afición ajedrecística cubana, incapaz de celebrar un título desde 2009.So, primer asiático en ganar el torneo, conquistó el cetro con 6,5 puntos en 10 partidas (tres victorias y siete tablas) para elevar a dos la cifra de monarcas que no encabezaron la preclasificación en las 11 últimas versiones de la lid. A pesar de ser el más joven entre los seis integrantes de la principal llave, con solo 20 años, terminó el torneo invicto y sumó 13,4 unidades para su Elo de dos mil 731 puntos, para ubicarse así en el puesto 15 del mundo.Por segundo año consecutivo un debutante obtuvo la corona, después del éxito del húngaro Zoltan Almasi (dos mil 693), y la quinta vez al hilo que lo hace un extranjero.Para So todo comenzó cuando derrotó al español Francisco Vallejo (dos mil 700 de Elo). Luego dominó a Almasi y el golpe definitivo lo dio en la octava ronda con su éxito ante el cubano Leinier Domínguez (dos mil 768), el mejor jugador de Iberoamérica en la actualidad.Desde el 2011, cuando el vietnamita Le Quang Liem llegó a la última fecha al frente del certamen, un trebejista asiático no descollaba de esa manera en el certamen.Fue muy bueno jugar en Cuba, que tiene un público disciplinado y conocedor, dijo el nuevo campeón, quien valoró el resultado por encima de sus expectativas y manifestó su disposición de regresar a la Isla.El cubano Lázaro Bruzón consiguió el segundo lugar con 5,5 tantos, sin perder un cotejo, una excelente actuación para el jugador con menos Elo de la zona Élite (dos mil 682 unidades).Bruzón tuvo su mejor Capablanca de las últimas campañas y concluyó imbatible, con una victoria y nueve empates, y agregó 12 rayas para su coeficiente Elo, por lo que una vez más se acercará a los dos mil 700. El cubano estuvo muy bien a lo largo del certamen, supo defender posiciones complicadas, derrotó a Vallejo y dejó en cero la casilla de las derrotas. Excelente noticia para nuestro ajedrez, cuando faltan pocos meses para la Olimpiada de Tromso, en Noruega, del 1 al 14 de agosto.Por su parte, Domínguez finalizó tercero, con cinco puntos (una victoria, ocho tablas y una derrota) y cedió ocho unidades a su Elo de dos mil  768. Con esta cifra bajó del décimo al undécimo lugar del ranking, por detrás del francés Maxime Vachier-Lagrave.Almasi y Vallejo acabaron cuartos, con 4,5 rayas, y el ucraniano Vassily Ivanchuk (dos mil 753), seis veces monarca de la lid, ocupó de manera sorpresiva el último puesto.La carrera de Ivanchuk no atraviesa por su mejor momento y eso quedó demostrado ahora, cuando no ganó ni una sola partida y perdió frente a Vallejo y Almasi.El grupo Élite del 49 Capablanca tuvo el mayor Elo promedio de su historia, con dos mil 721 puntos, por lo que recibió la categoría XIX en la escala de la Federación Internacional de Ajedrez. De las 30 partidas, solo ocho tuvieron decisión (So fue el máximo triunfador, con tres) y las otras 22 culminaron en tablas.Desde su primera edición en 1962, ajedrecistas de la talla de los soviéticos Boris Spassky, Vassili Smyslov y Mijail Tal y el estadounidense Robert Fischer, campeones mundiales, animaron el torneo, el más prestigioso de Latinoamérica. Como curiosidad en la justa de 1965, Fischer acudió a los teletipos para hacer llegar las jugadas, porque las autoridades de Estados Unidos le prohibieron viajar a Cuba. El astro norteamericano disputó el certamen desde la ciudad de Nueva York y finalizó segundo entre 21 trebejistas, solo superado por Smyslov. El argentino de origen polaco Miguel Najdorf fue el campeón inicial de la lid, organizada por La Habana, aunque otras urbes cubanas como Cienfuegos y Matanzas la acogieron en más de una ocasión.
Por Cuba, Domínguez ha ganado la competición en tres ocasiones en 2004, 2008 y 2009, seguido de Jesús Nogueiras y el desaparecido Guillermo García, quienes lo hicieron dos veces.Entre los aportes indiscutibles de los Capablanca, destaca la graduación de Grandes Maestros y Maestros Internacionales, en especial figuras del continente americano, que cada año aprovechan la cercanía y hospitalidad de Cuba para crecer ajedrecísticamente.

Categoria: