Arroz imperial, una joya de la cocina cubana

Existen platillos cubanos como éste donde el arroz es un ingrediente imprescindible.

Por Lucia Arboláez

El reciente reconocimiento a la cocina cubana por la Asociación Mundial de Sociedades de Chefs, al otorgarle la condición de Patrimonio Mundial Inmaterial, es un éxito de todo aquel que haya contribuido a la divulgación de esa importante representación de la cultura nacional.

Según la Asociación Mundial, en la mayor de las Antillas se mantiene la influencia de diferentes culturas, “…que le da un toque de distinción único en su sabor, por lo que el valor universal gastronómico y el carácter insular de Cuba permitieron que llegaran influencias de todas partes del mundo, que fueron positivas y se incorporaron de manera natural“.

En esta ocasión presentamos un plato en el que está presente ese ajiaco al que se refiriera el etnólogo y  antropólogo don Fernando Ortiz, más de una vez, cuando hablaba de la población cubana.

La idea es hacer una especie de torta cuya base principal es el  arroz –alimento que no puede faltar en la mesa del cubano–, aunque los demás ingredientes pueden variar a gusto de quien lo elabore con combinaciones disímiles.

Ingredientes (las proporciones dependen de la cantidad de comensales):

- Arroz

- Pollo entero o pechuga

- Jamón de cualquier tipo

- Vino blanco o cerveza

- Caldo de pollo

- Puré de tomate

- Aceite

- Cebolla

- Ajo

- Laurel

- Pimentón dulce

- Sal

- Pimienta blanca

- Azafrán o bijol

- Mayonesa o queso amarillo

Sucintamente explicamos que previamente se deben preparar  los ingredientes, o sea, hervir el pollo con los condimentos (cebolla, ajo, puré de tomate, así como los secos), hasta que quede bien blando.

Picar el jamón, sofreírlo y apartar. Limpiar los camarones y hervir; apartar igualmente.

Sofreír el arroz con el colorante y pimientos cortados en tiras; se cocina a fuego medio hasta emparejar el color. Se le agrega el vino blanco o cerveza y caldo donde se coció el pollo; se prepara como para hacer un arroz amarillo en la forma habitual hasta que esté listo.

Luego se coloca una parte del arroz en un molde refractario y se aplasta con una espumadera o paleta. Se van ubicando por capas la mayonesa, el pollo y los demás ingredientes, y se termina con una capa de arroz.

Concluida esa fase, se aplana de nuevo, se viste con mayonesa o queso rallado de forma que cubra  lo más posible el arroz, que se coloca brevemente al horno. Se adorna al gusto, con pimientos o huevos hervidos.

Se le considera un plato muy especial de la cocina cubanaSu exquisitez radica en la combinación de cuatro ingredientes básicos: arroz, pollo, queso y mayonesaEl arroz imperial se  puede adornar con ajíes pimientos asados o ruedas de tomateSe trata de una especie de torta en la que se van colocando los componentes capa por capa.

Categoria: