Asamblea Nacional

Presidente Raúl Castro llamó a combatir indisciplinas e ilegalidades
Por Orlando Oramas
La Asamblea Nacional del Poder Popular concluyó la primera sesión ordinaria de su VIII Legislatura, ocasión en la que el presidente Raúl Castro llamó a combatir las indisciplinas sociales y las ilegalidades que, dijo, se han arraigado en la sociedad y ocasionan daños morales y materiales.
El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros indicó que la actualización del modelo socio-económico en Cuba demanda de un clima permanente de orden, disciplina y exigencia.
Hemos visto a lo largo de más de 20 años del período especial, el acrecentado deterioro de valores morales y cívicos como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás, reconoció.
Informó que con el concurso del Partido y organismos del gobierno, se efectuó un levantamiento que arrojó 191 manifestaciones de este tipo, separadas en indisciplina social, ilegalidades, contravenciones y delitos recogidos en el Código Penal.
 Una parte de la sociedad ha pasado a ver normal el robo al Estado, fustigó el mandatario, quien mencionó un conjunto de ilegalidades y conductas que resultan violatorias de la ley y de las normas de convivencia.
El Jefe de Estado fue enfático en la importancia de la familia y la escuela en la formación de valores morales y calificó de incompatibles manifestaciones de indisciplina que tienen lugar en diversos niveles de enseñanza.
Vivir en sociedad implica asumir normas que respeten el derecho ajeno y la decencia. "Nada de esto entra en contradicción con la típica alegría de los cubanos, que debemos preservar y desarrollar", remarcó.
Los órganos estatales y el gobierno, entre ellos la policía, la contraloría, la fiscalía y los tribunales, deben contribuir a este empeño, dando ejemplo de apego estricto a la ley, dijo.
En su intervención, instó a los colectivos obreros y campesinos, los estudiantes, jóvenes, maestros y profesores, nuestros intelectuales, artistas, periodistas, entidades religiosas, las autoridades, todos los cubanos dignos que constituyen la mayoría, a que hagan suyo el deber de cumplir y hacer cumplir lo que está establecido.
Nada es más ajeno a un revolucionario que la resignación o la rendición ante las dificultades. Lo que nos corresponde es levantar el ánimo y el espíritu de combate para revertir la situación creada, exhortó el líder cubano.
Actualización del modelo socio-económico
Están creadas las condiciones organizativas para comenzar el próximo año los experimentos empresariales de la actualización del modelo económico en Cuba, afirmó  a su vez ante el Parlamento Marino Murillo vicepresidente del Consejo de Ministros.
 El funcionario preside la comisión de implementación de los lineamientos aprobados por el Partido Comunista, para la construcción de un socialismo próspero y sustentable.
Murillo aseguró que las directivas del Plan de la Economía para el 2014 contemplan muchos de los conceptos para generalizar los experimentos destinados a desarrollar las fuerzas productivas.
El plan para el año que viene tiene que ser diferente, apuntó, aunque subrayó que la empresa estatal seguirá siendo el eslabón más importante del modelo cubano.
Le empezamos a quitar todas las trabas al sistema empresarial para que desate sus potencialidades, aseguró. Al respecto, se propone la extinción, fusión, redimensionamiento o transformación en otra forma de gestión de aquellas empresas que trabajen con pérdidas por más de dos años.
 Entre los objetivos, está mejorar la eficiencia empresarial y enfrentar la cadena de impagos que hoy lastra la economía nacional.
Una nueva directiva eliminará barreras administrativas al pago de los salarios, adelantó.
Pero acotó que será imposible incrementar el ingreso de los trabajadores si la empresa no es capaz de financiarlo con las utilidades, sin deteriorar el gasto de salario por valor agregado bruto planificado.
El plan para el 2014 también contempla otorgar posibilidades para que el sistema empresarial se capitalice por sí solo. Las empresas ya no tendrán que aportar los fondos de amortización al Estado como ocurría hasta ahora, y dispondrán del 50 por ciento de las utilidades después del pago de impuestos.
Les damos facultades a las empresas para que se recapitalicen y realicen sus inversiones, insistió.
Durante las sesiones del Parlamento, el ministro de Economía, Adel Yzquierdo, informó que el Producto Interno Bruto creció 2,3 por ciento, a pesar de deficiencias que aún persisten, las tensiones exteriores y el impacto del huracán Sandy, que afectó a 11 provincias, con daños materiales por siete mil millones de dólares.
 

Categoria: