Asamblea Nacional

Años decisivos para la actualización del modelo socio-económico cubanoPor Orlando Oramas LeónLos próximos dos años serán decisivos para el programa de actualización del modelo socio-económico cubano, cuya conceptualización culmina su proceso de elaboración y cuando avanzan la aplicación de las políticas aprobadas en los lineamientos del VI Congreso del Partido Comunista (PCC).Así lo afirmó Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros ante el plenario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuyo segundo período de sesiones de la VIII Legislatura se desarrolló el 20 y el 21 de diciembre, con la presencia del presidente Raúl Castro.Como parte de ese proceso, Cuba trabaja en la elaboración de un plan de desarrollo económico a largo plazo, hasta el 2030, que deberá estar listo en el año 2015.Para el período que se avecina, comenzará el programa de unificación monetaria y cambiaria, que dejará al peso cubano como la moneda oficial y determinará la eliminación gradual del peso cubano convertible (CUC).Al respecto, Murrillo reiteró las garantías para quienes disponen de fondos y cuentas bancarias en CUC y confirmó que se les mantendrá la capacidad financiera.Dijo que la unificación monetaria no significará una terapia de choque, pero tampoco solucionará por sí misma los problemas económicos del país.Para el próximo año, entonces, se seguirá trabajando en la eficiencia del sistema empresarial cubano, con el propósito de incrementar las exportaciones y eliminar importaciones.También avanzará la implementación de la política monetaria y el perfeccionamiento para el control de la emisión monetaria.En el 2014 aplicaremos una nueva estructura de financiamiento del déficit público, con 30 por ciento de emisión y 70 por ciento con préstamos de los bancos comerciales, aseveró Murillo, quien agregó que tales débitos tendrán que ser honrados.Cuba continuará apostando por la empresa estatal, aunque también seguirán abriéndose espacios a otras formas de gestión, como las cooperativas y el trabajo por cuenta propia.En el 2014 estarán autorizadas 270 cooperativas no agropecuarias y otras 228 esperan aprobación legal. Tales experimentos se extenderán hasta el año 2016, pero quedarán exentos sectores como la educación y la salud, amén de otros que se determinen, advirtió Murillo.Significó que en la conceptualización del modelo cubano se dará prioridad a las cooperativas, por encima de los trabajadores por cuenta propia, por cuanto se sustentan en el aporte productivo de sus socios, tienen una mayor responsabilidad y una distribución de sus ingresos y ganancias colectiva e individual.No obstante, ya se han acogido más de 440 mil personas al trabajo por cuenta propia quienes, a diferencia de lo que ocurre en otras latitudes, gozan de los beneficios de la seguridad social. Envejecimiento: el mayor reto La tendencia al envejecimiento de la población fue calificada por el presidente Raúl Castro como el fenómeno más complejo que afecta hoy a la sociedad cubana.   Según el Censo Nacional de Población y Vivienda 2012, el 18,3 por ciento de los cubanos tiene más de 60 años.Una de las principales causas de esta situación demográfica está relacionada con la baja tasa de fecundidad del país, de 1,69 hijos por mujer en edad fértil al año, explicó a su vez Marino Murillo.Está en etapa de aprobación una propuesta de estrategia para una política demográfica del país, adelantó.A tenor con el envejecimiento de la población cubana, y con los cambios socioeconómicos, la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó el nuevo Código del Trabajo, que fue antecedido por un amplio debate en las bases y otro no menos rico en el propio plenario legislativo.La nueva legislación tiene como objetivo esencial recuperar la disciplina en el trabajo, fortalecer el papel de las administraciones en la dirección de las entidades, y prever cualquier acto de injusticia que se manifieste en el vínculo empleado-empleador.También busca consolidar el rol del trabajador y sus organizaciones sindicales en la eficiencia productiva y de los servicios.Sin pausa, pero sin prisa, prosiguen implementándose programas derivados de los lineamientos aprobados por el PCC, que dan soporte a las transformaciones del modelo cubano, cuyo propósito fundamental es construir un socialismo a lo cubano, próspero y sustentable.

Categoria: