Bayamo

 

Por Ciro Bianchi Ross“Yo quiero ir a Bayamo montado en coche”, repite el pegajoso estribillo de una pieza puesta de moda hace años por el sonero Adalberto Álvarez, y es que en esa ciudad del oriente cubano esos vehículos de tracción animal son no sólo un atractivo turístico, sino que forman parte de la vida cotidiana. A Bayamo iremos ahora, aunque no precisamente en coche, en pos de sus 500 años de historia. A poco más de 750 km al este de La Habana, Bayamo es la capital de la provincia de Granma, un territorio que impacta por los pronunciados contrastes de su geografía. De una parte, la Sierra Maestra, escenario de la gesta guerrillera comandada por Fidel Castro, y la extensa llanura del río Cauto. De otra, las aguas limpias y azules del Caribe, que bañan costas y cayos.San Salvador fue la segunda villa que fundaron los colonizadores españoles en la Isla, el 5 de noviembre de 1513.  Se erigió junto al río Yara, pero cambió de emplazamiento poco después al trasladarse su iglesia y su ayuntamiento hacia el poblado indígena de Bayamo. Desde el mismo siglo XVI, San Salvador de Bayamo fue el centro más activo del comercio de contrabando en toda la naciente colonia. Las férreas  restricciones comerciales impuestas a Cuba por España convirtieron en contrabandistas o en sus beneficiarios a casi todos los habitantes de la Isla. Cuando en 1603 el gobernador de Cuba quiso reprimir seriamente el contrabando, encontró que la mayoría de los bayameses y sus alcaldes y regidores  estaban directamente implicados en la operación. Y el contrabando hizo de Bayamo una de las poblaciones más prósperas de Cuba. Diez días después de que Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria, iniciara en La Demajagua la guerra contra España por la libertad de Cuba, los patriotas ocuparon Bayamo y la convirtieron en la capital de la República en Armas. Entonces, en la hoy llamada Plaza del Himno, se entonó por primera vez el Himno Nacional. Era el 20 de octubre de 1868 y el acontecimiento propició que la fecha fuera escogida como Día de la Cultura Cubana.Los bayameses, antes que entregar la ciudad a los españoles, decidieron reducirla a cenizas. Por eso Bayamo es, desde 1935, Ciudad Monumento Nacional. Su centro histórico urbano muestra una arquitectura heterogénea. Algunas de las edificaciones sobrevivieron al incendio, entre otras de los siglos XVIII y XIX, la  parroquial, hoy catedral, que fue reconstruida. De la iglesia primitiva se conserva la Capilla de los Dolores (1740) con su altar de madera bruñida en oro y que también se salvó del siniestro. En las inmediaciones de esta ciudad ocurrieron los hechos de que da cuenta Espejo de paciencia (1608), poema épico escrito por Silvestre de Balboa; primer monumento literario cubano que llega hasta nosotros. Y es allí donde por primera vez se entona La bayamesa que, en 1851, inaugura el cancionero romántico nacional. Allí ocurrió en 1953, con el ataque al cuartel de la ciudad, la otra acción de importancia que inmortalizó el 26 de Julio como Día de la Rebeldía Nacional.  Bayamo es cuna de hechos fundacionales del país. Por eso, más que el recuerdo de su propia fundación, la fecha evoca la historia, la cultura y el patriotismo de los bayameses y los cubanos. 

Categoria: