Boxeo mundial: Cuba se lo lleva casi todo

Por Lemay Padrón Oliveros

El boxeo mundial (no profesional) vio en 2016 el regreso a lo más alto de su hijo pródigo en los últimos 40 años: Cuba.

Tras una crisis que la dejó sin el reinado en Juegos Olímpicos y Campeonatos y Series Mundiales, en esta campaña nuestro país lo reconquistó casi todo.

El trono del orbe lo había recuperado a finales del pasado año en Doha, Qatar, y en este 2016 llegaron el de la Serie Mundial (SMB), y el planetario juvenil, además de rozar el olímpico.

A la cita organizada en Río de Janeiro los cubanos llegaron como amplios favoritos, al ostentar cuatro oros del orbe y el reinado en la SMB, pero nada fue sencillo.

Las coronaciones de Robeisy Ramírez (56 kilogramos), Arlen López (75) y Julio César La Cruz (81), más los bronces de Joahnys Argilagos (49), Lázaro Álvarez (60) y Erislandy Savón (91), pusieron a Cuba segunda del medallero general.

Uzbekistán reinó en Río con los tronos de Hasanboy Dustmatov (49), Shahobiddin Zoirov (52) y Fazliddin Gobnazarov (64); las platas de Shahram Giyasov (69) y Bektemir Melikuziev (75), y los terceros puestos de Murodjon Ahmadaliyev (56) y Rustam Tulaganov (91).

El resurgir uzbeco se notó también en la SMB, donde con los Tigres dominaron su llave preliminar, aunque luego cedieron sin sus principales figuras en semifinales ante los Domadores de Cuba.

Latinoamérica celebró en la Ciudad Maravillosa la coronación del anfitrión Robson Conceicao (60), primer brasileño con tan alto honor; el subtítulo del colombiano Yuberjén Martínez (49), y las bronceadas del venezolano Yoel Finol (52) y el mexicano Misael Rodríguez (75).

Entre las damas, Ingrit Lorena Valencia dio a Colombia su primer metal femenino en este tipo de lides, al colocarse en la tercera casilla en la división de 51 kilogramos.

De regreso a Cuba, en junio sus Domadores apabullaron en la final de la VI versión de la SMB a los Corazones de León de Gran Bretaña, nueve triunfos por uno, en el Complejo de Deportes de Tashkent, Uzbekistán.

Gran sorpresa en semifinales, al derrotar a los campeones Lobos de Astana kazajos, los Corazones de León intentaban completar la hazaña con un éxito ante los monarcas de la IV Serie, pero solamente vieron salir airoso al superpesado Frazer Clarke.

Los meses finales también trajeron alegrías para Cuba, que reconquistó el primer puesto por países en el Campeonato Mundial juvenil, celebrado en la ciudad rusa de San Petersburgo.

En total 11 títulos colectivos en 17 participaciones archivaba Cuba, pero no había podido hacer valer su poderío en las dos más recientes ediciones, en buena medida por no haber podido acudir con escuadra completa.

Esta vez, al mando del entrenador Esteban Cuéllar viajaron a suelo europeo nueve púgiles, y de ellos cuatro regresaron con medallas: dos de oro y dos de plata.

Los campeones fueron Dainier Peró (91) y Osvary Morell (81), quien brilló hasta tal punto que fue escogido como el boxeador más destacado de la lid, mientras que en la final cedieron Jorge Griñán (49) y Elio Crespo (52).

Gracias a los dos segundos lugares, Cuba aventajó a Estados Unidos, también dueño de dos coronas, pues ningún otro país pudo subir más de una vez a lo más alto del podio en la Arena Sibur de la antigua Leningrado, donde más de 400 púgiles menores de 18 años procedentes de 70 países escalaron el cuadrilátero en pos de su sueño.

Fuera de los encerados no todo fue tranquilidad, pues las acusaciones y quejas por malos desempeños arbitrales estuvieron presentes una vez más.

La Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) negó enfáticamente que hubiera irregularidades en los torneos clasificatorios olímpicos, tras acusaciones de la prensa británica sobre irregularidades en el certamen celebrado en Venezuela con respecto al sorteo, la selección de jueces para los combates y supuestos favores a púgiles profesionales.

Sin embargo, parece haberse rendido a la evidencia y decidió suspender provisionalmente a los 36 árbitros y jueces participantes en los Juegos de Río hasta concluir una investigación al respecto.

El titular de la AIBA, el taiwanés Ching-Kuo Wu, habla de que la lid “ocasionalmente tuvo algunos errores”, pero eso es una muestra más de que no hay limpieza total donde debería.

En el propio marco de los Juegos fueron expulsados algunos jueces y árbitros, y entre las reformas que se proponen está tomar en cuenta las votaciones de los cinco imparciales que toman parte en cada combate, y no solamente tres como hasta ahora.

También se acordó en una reunión celebrada en Lausana que se desechará el programa de los árbitros cinco estrellas, muy criticado por boxeadores, entrenadores y periodistas.

Sucede que este es un programa bien reducido, y solamente siete personas eran merecedoras de las cinco estrellas.

Conocidos de manera peyorativa como “los siete magníficos”, estos jueces tomaban parte indistintamente en todos los eventos oficiales de la AIBA y fueron acusados de manipular los sorteos y al resto de los hombres y mujeres de blanco, algunos provenientes de naciones pobres donde los viáticos recibidos por esta vía son un pago considerable, y no seguir las instrucciones de sus jefes significaría perder privilegios.

Se decidió además que los sorteos para seleccionar a los jueces en cada pelea no serán determinados por los tres integrantes de la comisión creada al efecto, sino por el sistema automatizado de la compañía Swiss Timing, una de las patrocinadoras de la AIBA.

Aunque Río-2016 sonó bastante en este asunto, las piedras que arrastra están por aparecer con nombres y apellidos.

Robeisy Ramírez y Arlen López, medallistas de oro en Río de Janeiro.El boxeador cubano Joahnys Argilagos (I), división 49 Kg.Julio César la Cruz. Lázaro Álvarez.

Categoria: