Carta de una ciudadana cubana residente en Siria

Hola compañero:

Ante todo mis saludos y el de mi familia. Le envio este correo para condenar  una falsa y alarmante campaña contra la embajada de mi país en Damasco, y por tanto expresar mi  indignación, que ha sido inmensa.

No puedo responder, ni opinar por otras personas con las que no tengo relación,  o no  conozco personalmente, pero sí  puedo prestar mi modesto,  pero honesto testimonio sobre el trato y atención de nuestra embajada en Damasco-Siria.

Soy Guillermina Hernandez Morejón cubana residente en Siria desde hace 21 años, (desde 1990) natural de Yaguaramas, municipio de Abreus, provincia de Cienfuegos,  casada con un ciudadano sirio graduado de Medicina en la Universidad de Cienfuegos con tres hijos de este matrimonio, uno de los cuales  estudia actualmente en Cuba,  y con el anhelo de que los otros dos puedan seguir su camino y estudiar en su patria, como la que no existe ni existirá otra igual, razón por la que los he criado en  el amor a la patria, a Fidel, a Martí y a nuestra bandera.

Discúlpeme,  pero al hablar de mi patria y pensar en esta sucia y traicionera campaña,  la sangre me hierve.  Quienes me conocen saben que no miento, no acepto la mentira y mucho menos que denigren de mi país y sus dignos representantes.

Con relación a la embajada Cubana en Damasco, en mi caso particular podría calificar de, “inigualable la atención que he recibido siempre”,  no ha habido vez que haya llamado, y que el Compañero que haya  estado atendiendo el Consulado,  que debe imaginar en tantos años cuantos han pasado por ese cargo, que no me hayan atendido correctamente, al igual que la Secretaria, que siempre me ha brindado cualquier  informacion necesitada con mucho respeto y cariño.
He mantenido siempre con el personal diplomático cubano en Siria, relaciones  cordiales y  amistosas, y han contado siempre con mi amistad y la de mi esposo. Las puertas de mi casa siempre han estado  abiertas con el orgullo de que la consideren suya.

Ante  dificultades y contratiempos, como por ejemplo retraso en alguna gestión, por causas ajenas a su voluntad, siempre he  obtenido la respuesta y la atención requerida.

Hace un año y medio ya, hemos venido presentando problemas en nuestra segunda patria, Siria,  por los mismos manejos y la suciedad del enemigo.
Con relación a mi embajada (cubana en Damasco) en varias ocaciones he sido llamada por el compañero Cónsul para preocuparse por si teníamos algun problema y mantenemos una amplia y fluida  comunicación electrónica.

Casi semanalmente llamo a mi embajada solamente para saludar, preocuparme por ellos que están también en este país y corremos los mismos riesgos y he sentido siempre la sencilla honesta y admirable alegría al tratarme, en fin nunca he necesitado alguna atención de mi embajada, que haya sido rechazada.
Siento que sucedan estas cosas, tengo 51 años y desde la cuna sé que el enemigo de Cuba está en todos lados, pero a mi patria no me la despretigia nadie,  porque es el pedazo de cielo, de tierra y de aire que necesito a diario, el que añoro todos los días de mi vida, al que sé algún día regresaré como lo hacen las golondrinas a su nido.

Muchas gracias por su atención una vez más, muchas gracias a todos los compañeros trabajadores de esa entidad que representan a los Cubanos en este país; por haberme hecho siempre sentir como en mi casa y en la patria, cuando los he visitado, por lo que aprecio con cariño  a todos los que han pasado por esa Embajada en estos 21 años que llevo residiendo en Siria, y que siempre han sabido comprenderme ayudarme y atenderme.

Le saluda atentamente.
GULLERMINA HERNANDEZ MOREJON
Jable/  LATAKIA/ SIRIA LATAKIA.
 

Categoria: