CELAC

Cuba: epicentro de integración en Cumbre de CelacPor Orlando Oramas LeónLa Habana fue capital de Nuestra América al acoger la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que sesionó durante los días 28 y 29 de enero con la asistencia de 29 jefes de Estado y Gobierno de la región.Resultaron días memorables, desde el propio segmento de los coordinadores nacionales, luego los cancilleres y finalmente la cumbre en sí que, al cerrar oficialmente sus puertas, dejó abiertos los caminos para continuar avanzando en la integración de este bloque de naciones.Se trata de todas las del continente, excepto Estados Unidos  y Canadá; un sueño de Bolívar retomado por José Martí, quienes fueron referencia en varios de los discursos de los gobernantes.Muchos de ellos coincidieron en que la cita de La Habana fue histórica. La presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo que como nunca antes aquí se avanzó en el consenso y la unidad, en el respeto a la diversidad y las diferencias.Hacer la cumbre en Cuba no es cualquier cosa, subrayó Cristina, y en ello tenía mucha razón. La isla que fue expulsada de la Organización de Estados Americanos, invadida por Playa Girón, sometida al más largo bloqueo económico, financiero y comercial por Estados Unidos, acogía a mandatarios de diverso signo ideológico.Por aquí anda la clave de Celac, que en el decir del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, es un espacio para el diálogo y la integración.No fueron pocos los elogios de los jefes de Estado y Gobierno a la organización del evento, a la hospitalidad de los cubanos, a la presidencia pro témpore de Cuba y a la actuación del anfitrión, Raúl Castro.La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, que asumió en nombre de su país al frente del bloque, elogió lo que calificó de dinamismo de su par cubano.Al clausurar la reunión, el presidente cubano, Raúl Castro, dijo que los documentos adoptados han reafirmado el compromiso común con los valores fundacionales de la comunidad.Subrayó que la cumbre enfatizó la convicción de que la unidad en la diversidad y la integración latinoamericana y caribeña constituyen la única alternativa viable para la región.Hemos alcanzado —dijo— importantes acuerdos sobre temas trascendentales, como la proclamación de una zona de paz en el área, y las reglas y normas para garantizar que la cooperación intra y extrarregional redunde en beneficios tangibles para esta comunidad.Indicó que para la erradicación de la pobreza es imprescindible cambiar el actual orden económico mundial, fomentar la solidaridad y la cooperación, y exigir el cumplimiento de las obligaciones contraídas de ayuda al desarrollo.Aseguró que Cuba seguirá trabajando arduamente en el seno de Celac y, en particular, como miembro del Cuarteto (que integran también Costa Rica, Ecuador y San Vicente y las Granadinas), durante el presente año, para dar continuidad al proceso de consolidación de la agrupación.Resultó todo un símbolo la comparecencia conjunta de los presidentes de Chile y Perú, ante la prensa acreditada en el evento. Ambos sellaron con un apretón de manos el fin del conflicto territorial y el acatamiento del fallo de la Corte Internacional de Justicia.Fue una señal para otros diferendos, que persisten entre nuestros países y que pueden ser aprovechados por intereses foráneos para incitar la división entre gobiernos y pueblos.La Declaración de La Habana, resulta de la opinión política, consensuada, entre los 33 países del bloque. Allí, Latinoamérica y el Caribe reafirman a la Celac como su vocera e interlocutora frente a gobiernos y bloques del mundo.Otros comunicados especiales aprobados en la capital cubana subrayan que se puede avanzar en la ruta de la unidad y en la conjunción de los intereses y preocupaciones de cada uno de nuestros pueblos.La próxima Cumbre será en Costa Rica, dentro de un año. Para entonces, el Plan de Acción aprobado en La Habana será guía e instrumento del quehacer de una joven comunidad que va dando pasos seguros en su maduración.

Categoria: