Clínica del dolor

Doctor Pedro Pablo Benítez Núñez, especialista de 2do. grado en Anestesiología y reanimación, y jefe de la Clínica del Dolor del CIMEQ.

Medicina
Batalla contra el dolor en el CIMEQ
Por Agnerys Sotolongo
El dolor es una de las causas que con más frecuencia nos hace acudir a consulta médica. Es tan recurrente en el ser humano que en servicios asistenciales de no pocas instituciones de salud, han sido creadas las clínicas del dolor para ofrecer a los pacientes tratamientos especiales y diversos que curen o alivien sus dolencias.
En La Habana, Cuba, la Clínica del Dolor del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ) es de referencia nacional e internacional (respecto a Latinoamérica) por sus sobresalientes resultados en estos cuidados.
Para alcanzar los indicadores de calidad que caracterizan los servicios de esa unidad asistencial sus trabajadores se han apoyado en dos fortalezas principales: la valía ética y profesional de sus técnicos y especialistas, y los avanzados métodos terapéuticos que aplican.
El profesor, doctor Pedro Pablo Benítez Núñez, especialista de segundo grado en Anestesiología y jefe de la clínica del dolor en el CIMEQ, explicó que en las instalaciones del centro se atienden pacientes remitidos por los sistemas de atención primaria y secundaria de la capital cubana y del país en general, así como aquellos casos que soliciten por sí mismos ser evaluados, pues fracasaron con tratamientos anteriores.
Procedimientos novedosos
Entre los más novedosos procedimientos que brinda la clínica está el de radiofrecuencia pulsada o isotérmica, que no requiere fármacos colaterales ni provoca lesión estructural en el individuo, como puede suceder con el método de radiofrecuencia convencional que se administraba años atrás.
Su aplicación se recomienda en hernias cervicales, dorsales y lumbares, y para tratar secuelas de espalda fallida (cuando la cirugía de columna no arroja buenos resultados). Igualmente es útil en el síndrome facietario.
También se emplea la radiofrecuencia pulsada en fracturas o aplastamientos vertebrales y en las neuralgias (con especiales efectos en la del trigémino) y en dolores abdominales de origen oncológico o no. Además, en otras dolencias miofaciales localizadas en los músculos de la cara.
Generalmente, las personas reciben estos cuidados de forma ambulatoria, aunque a veces la envergadura de algunas intervenciones requiere de una noche de ingreso en el hospital. Esto es necesario, por ejemplo, para la epiduroscopia (estudio endoscópico del sistema espinal) y en cifoplastias (o vertebroplastias) que trata las quebraduras y golpes en las vertebras.
Hay que ingresar, asimismo, si se aplica una epiduroplastia con catéter de Fogarty, técnica muy especial de esta clínica para aliviar las fibrosis epidurales que pueden ocurrir tras la cirugía de columna vertebral.
Se precisa el internamiento además para actuar en las lesiones de la articulación sacroilíaca y en el síndrome del trocánter mayor (localizado hacia la protuberancia de la parte superior del fémur).
En América Latina son muy pocas las instituciones sanitarias de servicio social que disponen de equipamiento similar, o a la altura del de la clínica del dolor del CIMEQ. Y vale destacar, además, que todos los tratamientos propiciados por la unidad son de alto costo en el mundo. En España, por ejemplo, la discolisis con ozono para atender hernias dolorosas cervicales, dorsales, discales o lumbares, costaría alrededor de 1 500 euros.
Cada año, esta unidad sanitaria mejora la vida de unos 2 500 y 3 000 pacientes. Cada semana ofrece sus cuidados a un promedio de 50 personas y, si recurrimos al comportamiento en cifras de sus indicadores de calidad (con rango internacional) todos van por encima de lo establecido. Tales son las razones por las que sus procederes han sido tomados como modelo por entidades de igual naturaleza en Cuba y Latinoamérica.
El doctor Pedro Pablo Benítez aseveró que la Algología (especialidad médica para el estudio del dolor) es muy novedosa en la mayor de las Antillas y en el orbe en general, y del mismo modo estima que el CIMEQ avanza con paso firme para su excelente desarrollo en el país.
Otras instituciones asistenciales cubanas que también marchan en esa dirección son el Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN), los hospitales clínico-quirúrgicos Hermanos Ameijeiras, Calixto García y Fructuoso Rodríguez, y el centro de salud Las Praderas.       
Fotos: Jorge Pérez
(EN RECUADROS):
Dolencias frecuentes que se atienden en la clínica, de forma ambulatoria:
- Hernias cervicales, dorsales, discales y lumbares.
- Síndrome de cirugía de espalda fallida.
- Síndrome facietario.
- Fracturas o aplastamientos vertebrales.
- Neuralgias.
- Dolores abdominales, oncológicos o no.
- Dolores miofaciales.
Procedimientos que requieren la hospitalización del paciente:
- Epiduroscopia.
- Cifoplastia (o vertebroplastia).
- Epiduroplastia con Fogarty.
- Lesiones de la articulación sacroilíaca.
- Síndrome del trocánter mayor.
 

La discolisis con ozono se aplica a las hernias discales dolorosas, tanto cervicales, como dorsales y lumbares. Elimina la compresión y aminora el dolor Paciente Osmel Alba Oliveros recibe tratamiento de discolisis con ozono. Esta sustancia es también bactericida y no es preciso asociarla a otro fármaco. El Dr. Benítez Núñez explicó que en la unidad asistencial se aplican avanzados métodos terapéuticos y cada año atienden un promedio de 3 000 pacientes.