Comunicado de la Directiva de la FACRE en homenaje a Fidel.

Ante todo, bajo las justas enseñanzas de Fidel, expresamos nuestra solidaridad con la lucha del pueblo chileno y ecuatoriano, que vuelven a las calles para acusar a sus gobiernos, de Piñeira y Lenín, respectivamente, por responder a intereses neoliberales y que imponen la represión como fórmula dictatorial para amedrentar y violar los derechos del pueblo.

También nos pronunciamos con una rotunda condena al golpe de Estado ejecutado en Bolivia contra el legítimo presidente Evo Morales y el pueblo boliviano. Un acto criminal ejecutado por la mano de una ultraderecha de fundamentalismo religioso y

racista, apoyada por una cúpula militar traidora, que ha facilitado una presidencia de usurpación que responde a los intereses de la reducida oligarquía nacional e imperialistas yanqui.

Tomando la ineludible razón que nos guía hoy, traemos a recordación las palabras que expresó en una ocasión Hugo Chávez Frías, un titán de Latinoamérica que fue amigo incondicional de Cuba: “Fidel le puede mostrar la cara con integridad plena y con moral absoluta, no solo al pueblo cubano, sino a todos los pueblos del mundo. Cuba bloqueada, casi sin recursos desde el punto de vista material, pero conducida por Fidel y construida por su pueblo ha entrado al siglo XXI en una

situación social que envidian los pueblos de América Latina y el Caribe. He ahí diferencias para la historia que quedan y están ya sembradas en el juicio de la historia”.

Su frase no sólo daba el merecido reconocimiento al papel de liderazgo indiscutible de Fidel, sino también al pueblo cubano en la lucha por defender su independencia y soberanía. Reconoció la savia en la dirección estratégica de Fidel Castro: arquitecto, principal maestro de obra y constructor esencial de la Revolución cubana, quien supo

con clarividencia y visión puesta en el futuro, dirigir a todo un pueblo aguerrido para perpetuar toda una obra gigantesca. Una obra humanista, con gran sentido del respeto, de colaboración y unidad, que se emana desde el pueblo cubano hacia otros pueblos del mundo: principios forjados, desarrollados y cristalizados bajo las enseñanzas del Comandante y que son el atributo que fortalece la forja de nuestra cubanía.

Fidel fue quien demostró que nunca se derrocan dictaduras escondidos bajo el manto del miedo, porque fue quien denunció el golpe de Estado de Batista en 1952, fue unode los adalides que despertó al apóstol entre antorchas en el centenario de su

natalicio, fue quien preparó el asalto al Moncada como motor pequeño para incentivar la lucha armada, fue quien en el Palacio de Justicia santiaguero desbordó puro heroísmo al convertir su alegato de defensa por la Causa Nº 37/1953 en la necesaria acusación a la dictadura batistiana por sus crímenes, fue quien nunca se rindió para rescatar del mar al expedicionario Roberto Roque Núñez, fue quien transformó a obreros y campesinos en un disciplinado ejército de guerrilleros y triunfar, fue quien en los primeros años de la Revolución supo cumplir con el programa político que expuso

en la “Historia Me Absolverá”, fue quien en septiembre de 1960 no titubeo para señalarle a EEUU en la sede de la ONU los crímenes cometidos contra la humanidad, fue quien dirigió la defensa de Cuba de la invasión de mercenarios por Playa Girón, fue quien le dijo al pueblo ¡Lee! y puso en sus manos las herramientas necesarias para la construcción de una nueva sociedad basada en la justicia e igualdad de derechos, fue quien instruyó a todo un pueblo para fortalecer el pensamiento políticoeconómico y la visión estratégica en el desarrollo frente a las adversidades impuestas por el imperialismo, fue quien nos educó a ser agradecidos con los pueblos y devolverles la solidaridad que han tenido con Cuba, fue quien demostró que el futuro estará siempre asegurado si las nuevas generaciones también se educan en valores revolucionarios y son parte esencial de la construcción y desarrollo del proceso socialista.

El magisterio de Fidel, su humanismo, su cotidiano ejemplo y entrega constante en la lucha por Cuba y los pueblos del mundo, se convirtieron en faro guía para todos los revolucionarios y revolucionarias del planeta. Como expresó el hermano Evo Morales: "Fidel no ha muerto porque los pueblos no mueren, y menos aquellos que luchan por su liberación. Ese es Fidel. Porque las ideas no mueren y menos las que abonan el camino de la emancipación. Porque las luchas no cesan y menos

las que están destinadas a dignificar la humanidad."

"Fidel no ha muerto, no puede morir Fidel, está por encima de su propia vida, instalado para siempre en la historia de la humanidad." Es por ello que nuestro mayor homenaje a Fidel está en nuestro papel de apoyo incondicional a todo el proceso de actualización que se está llevando a cabo en la Patria desde hace ya varios años, comprender y sensibilizarnos con cada nueva adecuación que la sociedad cubana adopta en el contexto actual y de proyección al futuro, siempre para asegurar la irreversibilidad del proceso político y perfeccionar las conquistas hasta ahora alcanzadas.

Nuestro mayor homenaje a Fidel está en no quebrantar nuestra fe en la dirección política de los dirigentes de la Revolución, todos emanados de las filas del pueblo y por la voluntad electoral del pueblo, en la continuidad histórica demostrada con creces y que ha hecho propia las enseñanzas y prácticas de Fidel: mantener el constante contacto e intercambio con el pueblo para dar los pasos necesarios y firmes que fortifiquen cada vez más a la Revolución.

El mejor homenaje a Fidel está en defender el legado patriótico del martirologio de nuestras luchas por la independencia, en defender el ideario revolucionario y antiimperialista, en defender nuestra rica historia y cultura, fundamentalmente esa cultura enriquecida con el proceso socialista en estos 60 años.

El mejor homenaje a Fidel está en nunca renunciar a nuestro sentido identitario, a todo ese extenso caldo sincrético y de transculturación que ha forjado nuestra cubanidad; pero sobre todo, como hizo Fidel, en darle justo valor a toda la herencia histórica que nos proporciona el sentir orgullo de una cubanía plena y deseada, o como expresó Fernando Ortiz, de “la conciencia de ser cubano y la voluntad de quererlo ser”. Todas y todos nosotros, aunque emigrantes, seguimos con la voluntad de defender nuestra cubanía y la Patria. A todas y todos nosotros, Fidel también nos enseñó que somos Cuba..

¡Viva el legado de nuestro Comandante Fidel Castro Ruz!

¡Viva Cuba Socialista!

¡Hasta la victoria, Siempre!

25 de noviembre de 2019

Directiva de la Federación de Asociaciones de Cubanos Residentes en España

Categoria: