Conoce a Omar Sánchez, exportador de cigarros cubano.

Por Mike Peters en Beijing (China Daily America Latina).Entrevista a Representante de la empresa cubana Habanos en Beijing y Vicepresidente de la Asociación de Cubanos residentes en China.Cuando en el 2002 a Omar León Sánchez se le ofreció un puesto de trabajo como representante en China continental de Habanos SA, la principal compañía de exportación de cigarros de Cuba, tuvo que enfrentarse a sus nuevos empleadores con un pequeño problema. "Yo no fumo",  recuerda haberles dicho, Omar León, quien es natural de la Habana. "Y yo realmente no pienso empezar a fumar puros aunque sea  por el bien de este trabajo''. "El jefe me dijo OK está bien", "Sin embargo agregó, llámame en un año y déjame saber si todavía no estás fumando puros". Sánchez tenía todas las razones para pensar que podía resistir la tentación. Se había criado en Cuba, oliendo el humo del cigarro de su padre y tíos, pero nunca había probado un tabaco. Esta vez, sin embargo, era diferente. ¿Cómo iba a vender algo que ni siquiera había probado? "Me fui a casa de mi padre y le dije: 'OK, enseñarme a fumar'", dice Sánchez. Él aprendió lentamente, probando diferentes tipos de tabaco. "Me pareció atractivo", reconoce. "Es un producto natural que usted puede relajarse, como un buen vino o un buen café". El Cigarros ha sido parte de su cultura de origen durante más de 100 años. Antes de trabajar para Habanos, Sánchez había estado en Beijing durante algunos años como estudiante de lengua china y además trabajó en un  restaurante, pero quería traer un producto cubano. Estuvo buscando otras posibilidades como ron, café e incluso mármol. Pero cuando la empresa Habanos se acercó a él, la oportunidad parecía un sueño. La conexión de Sánchez con China comenzó desde que era un niño incluso antes del triunfo de la revolución cubana en 1959. Tenía vecinos descendientes de chinos y  a través de ellos visitaba el Barrio Chino de esta capital, del que se dice era el mayor Barrio Chino en América Latina. De joven Omar Leon,  recorría el barrio felizmente, probó la comida y se convirtió en adictos a wushu (kungfu) y las películas de Bruce Lee. Después de la revolución, las empresas fueron nacionalizadas y algunos trabajadores chinos se trasladaron a San Francisco y otros lugares de Estados Unidos. El Barrio Chino de La Habana se desvaneció un poco, pero a través de los esfuerzos del gobierno revolucionario fue recuperado y revitalización en 1984, proyecto del que Sánchez dice haber formado parte. Con el tiempo y el trabajo en este proyecto, le otorgaron  una beca en un programa de intercambio, y de 1992 a 1996 estudió chino en la universidad de Pekín. Hoy en día, saborea la conexión de las dos culturas que ama. "Cuando comenzamos en el año 2002 a trabajar para habanos S.A, a las personas que vimos fumar cigarros eran en su mayoría extranjeros", dice. "Ahora los compradores en China son locales de consumo y extranjeros más o menos  a la par. Y a nivel individual, los nativos chinos compran más". Clubes de cigarros urbanos y cenas para eventos especiales han sido una herramienta de marketing popular. Los Hoteles St. Regis, Kempinski, Westing y otros hoteles en las grandes ciudades de China ahora cuentan con tiendas de habanos con un amplio rango de precio y calidad. Un habano de tamaño mediano, por ejemplo Montecristo n º 2, en el extremo relativamente barato, cuesta unos 200 yuanes (29 dólares). En este momento el mercado chino es atractivo, las ventas de cigarros han disminuido en todo el mundo en los últimos años, debido a las campañas contra el tabaco a nivel mundial y de la crisis económica. Sánchez puso de ejemplo la  existencia de una cultura del cigarro grande en Hong Kong, donde el mercado de este tipo de elementos que reflejan un estilo de vida superior se ha establecido desde hace muchos años, pero en un principio los cigarros, no se veían  como un producto de lujo en la parte continental de China.  Ahora muchos expertos esperan que el crecimiento de la venta de cigarros en China supere al resto del mundo a finales de 2014. En una conferencia de mercado de lujo en Beijing el año pasado, el CEO de la compañía Oettinger Davidoff Group,  Hans Kristian Hoejsgaard dijo, que si bien se espera que el mercado de puros mundial crezca un 4 por ciento, se prevé que la de cigarros aumentará en un 20 por ciento en China en el mismo período de tiempo.

Categoria: