Contra viento, lluvia y relámpagos hicimos la caravana.

Por Andrés Gómez

Miami, Estados Unidos

21 de julio de 2019

Aunque comenzando a rodar los carros que conformaron la Caravana, convocada por las organizaciones que en Miami integran la Alianza Martiana, se abrieron los cielos y el sol brilló, por dos horas, mientras se intentaban preparar los carros con sus letreros y banderas, la lluvia y los truenos, parecían que iban a frustrar la importante manifestación. Más no fue así.

Más de una veintena de autos conformaron nuevamente otra caravana en Miami contra la política de guerra de la Administración de Trump y sus aliados contra el derecho de vivir y desarrollarse en paz del pueblo cubano y del pueblo venezolano.  Transitaron, con sus luces encendidas, sonando sus bocinas, con letreros y banderas desplegadas, por una hora, 40 kilómetros de avenidas principales del sector de Westchester, barrio preponderantemente habitado por cubanos y otros latinoamericanos.

Se sumaron a la caravana en su largo recorrido decenas de otras personas y carros que haciendo sonar sus bocinas y con los gestos aprobatorios de sus manos, apoyaron los letreros que anunciaban los propósitos de la caravana.

Los letreros, en español y en inglés, exigían a la Administración de Trump; el fin del genocida Bloqueo, como así mismo el fin de la política de agresión—de guerra-- contra Cuba y Venezuela; la restitución del derecho de viaje a Cuba de los ciudadanos estadounidenses; y la reapertura del consulado estadounidense en Cuba para que se otorguen a nuestros familiares las visas de inmigrante y visitante a las que legalmente tienen derecho.

Fue en espectáculo político importante en tiempos, especialmente en Miami, que debido a la constante brutalidad del discurso político del presidente Trump se coarta y amedrenta a la opinión pública en asuntos de fundamental importancia máxime en el curso de la actual campaña presidencial.

Categoria: