Cuba

A 55 años, horizonte de Cuba desde el mismo balcónPor Martha Cabrales AriasDesde el mismo ámbito en Santiago de Cuba, donde Fidel Castro anunciara el triunfo de la Revolución hace 55 años, la celebración del acontecimiento devino mirada actual y precisa a la historia y la realidad cubanas, transformadas radicalmente desde entonces.En sus palabras, el presidente Raúl Castro evocó hitos del devenir nacional y trazó coordenadas de algunas de las complejidades que enfrenta la sociedad, fundamentalmente ante el acoso hegemónico mundial en el plano de las ideas y en pos de introducir plataformas del pensamiento neoliberal.No obstante esos y otros retos, la obra colosal del proceso revolucionario, enfrentado en estos once lustros a la hostilidad de numerosas administraciones estadounidenses, ennoblece la vida de millones de hombres y mujeres, cuya capacidad de lucha y resistencia es la clave.Así lo atestiguó el doctor Antonio López, rector de la Universidad médica de Santiago de Cuba, donde se preparan como profesionales sanitarios miles de hijos de obreros y campesinos, como parte de dos de las grandes conquistas de este tiempo: la educación y la salud gratuitas y al alcance de todos.El galeno destacó la formación en esa institución de más de mil 500 jóvenes extranjeros procedentes de 65 países, quienes se benefician de la solidaridad de Cuba con otros pueblos del mundo casi desde aquel mismo 1 de Enero de 1959.Por su parte, el Premio Nacional de Arquitectura Omar López, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad, manifestó su orgullo por ser parte de la preservación de un entorno de tal magnitud histórica en estos alrededores del parque Céspedes y del Ayuntamiento municipal.Evocó que desde los balcones de esa añeja edificación, el jefe del Ejército Rebelde anunció al mundo la victoria insurreccional sobre las tropas del ilegítimo gobierno de Fulgencio Batista, un hito que convoca desde entonces a los cubanos en este lugar sagrado.Como parte del empeño porque la segunda capital mantenga y acreciente su esplendor, el Conservador aludió al propósito de preparar el expediente para solicitar a la Unesco la inscripción del centro histórico en la lista del Patrimonio Mundial.En su discurso, el presidente Raúl Castro se refirió a dos significativos programas para elevar la calidad de vida de los habitantes de la urbe: la reconstrucción del acueducto, virtualmente finalizada, y el comienzo de nuevas obras del alcantarillado, a partir del barrio de San Pedrito, uno de los más humildes aquí.Ante protagonistas de la última etapa de la gesta liberadora de los cubanos, Raúl enfatizó en los cambios económicos y la voluntad de actualizar cada cinco años esos programas, con las consultas a la población, cada vez que sea necesario.

Categoria: