Cuba asumirá complejos y mayores cambios económicos

Por Cira Rodríguez César
El anuncio de que los cambios más complejos y de mayor importancia en la actualización de su modelo económico se producirán entre 2013 y 2014 vaticina que Cuba apuesta fuerte por su futuro, sin abandonar el principio socialista de la propiedad social sobre los fundamentales medios de producción.
Tal como lo señaló el vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo Jorge, al informar al Parlamento sobre la marcha de la implementación de los lineamientos económicos y sociales aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista, ese proceso no significa un cambio de propiedad, porque precisamente ese es el límite para admitir cualquier otra forma de gestión.
A diferencia de los desafíos que incrédulos y enemigos lanzan en detrimento de los cambios  económicos y sociales que realizan los cubanos, no se puede confundir transformación con modernización, con hacer la propiedad social socialista eficiente, aunque se reconozcan otras formas de gestión como las empresas mixtas y el trabajo por cuenta propia.
Murillo dejó claro que actualizar no cambia la base ni transforma la propiedad social en Cuba, pues se trata de un modelo económico capaz de sustentar las conquistas de la Revolución, asumir otras vías de conducir la economía con fórmulas que desarrollen las fuerzas productivas y donde la planificación sea el instrumento por excelencia en la búsqueda de equilibrio macroeconómico.
El también jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos expresó que se avanza en el basamento jurídico de las medidas puestas en vigor y las aprobadas.
Dicho aspecto es imprescindible porque ahora se trata de poner en práctica todo lo que posibilite alcanzar un modelo sostenible en lo económico, social y medio ambiental, vinculado al desarrollo. De ahí que la actualización priorice a las fuerzas productivas.
En tal sentido, Murillo rechazó ante los diputados cubanos las malas interpretaciones de esos conceptos y objetivos.
Asimismo, adelantó que se trabaja en la elaboración de la primera versión de la conceptualización teórica del modelo de desarrollo económico y social, y del Programa de Desarrollo Económico y Social a largo plazo, con metas a alcanzar y libre de problemas estructurales acumulados, lo que demanda políticas adecuadas y sostenibles.
Con relación a las políticas macroeconómicas, Murillo explicó que se avanza en ellas, definiendo instrumentos de política monetaria que se adoptarán para mantener el control sobre la emisión monetaria, nuevas metodologías de precios mayoristas y minoristas, así como otros procedimientos para la planificación financiera.
En los pasos descritos por el vicepresidente del Consejo de Ministros, también sobresalieron los estudios para la unificación monetaria y cambiaria, proceso que calificó de muy complejo.
En tal sentido comentó que el país tiene dos monedas domésticas, el CUP y el CUC, lo cual segmenta el mercado y compromete la medición exacta del gasto.
Otra dificultad es la dualidad cambiaria, pues para el Estado, en la relación entre las empresas, es uno por uno, mientras para la población es uno por 25. Algo que debe ser resuelto, porque además genera una dualidad fiscal al cobrar el impuesto por utilidades.
“Es un proceso que hay que ordenar y estamos en el estudio para asumirlo”, precisó Murillo.
En resumen, se trata de manera ordenada, coherente y precisa de analizar, aplicar y controlar todo lo que contribuya al desarrollo de la sociedad cubana, la razón de ser de su Revolución.

Categoria: