Cuba crece a pesar de las dificultades

Cuba crece a pesar de las dificultades.

Por Cira Rodríguez César

El desempeño de la economía cubana en 2015 fue favorable al lograr un crecimiento del cuatro por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), de ello el 61,1 por ciento en la esfera de la producción material.
De acuerdo con el economista José Luis Rodríguez, asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, probablemente fue también el año con el mayor avance en las inversiones, que alcanzaron seis mil 911 millones de pesos frente a cuatro mil 729 en 2014, lo que representa un incremento del 46,1 por ciento y un cumplimiento de 96 en el plan previsto.
Ello fue posible por la política económica adoptada que suponía reducir el desequilibrio financiero externo como uno de los requisitos fundamentales para incrementar los niveles de inversión, aumentar la productividad del trabajo para elevar los niveles de crecimiento, así como la retribución salarial y —consecuentementeaumentar el consumo social e individual.
Llegado el 2016 y transcurrido ya su primer semestre, las cifras presentadas al Parlamento cubano en sus sesiones del pasado mes de julio mostraron que la economía de la Isla volvió a crecer, pero esta vez la mitad de lo proyectado para el período señalado, solamente un uno por ciento.
Ya desde diciembre del pasado año el propio presidente Raúl Castro advirtió sobre limitaciones financieras como consecuencia de la disminución de ingresos en las exportaciones por la caída de los precios en los rubros principales, así como por afectaciones en las relaciones de cooperación mutuamente ventajosas con varios países, en particular Venezuela, sometida a una guerra económica para debilitar el apoyo popular a su Revolución.
Tal fue así que el desempeño económico cubano no pudo alcanzar la meta trazada para los seis primeros meses del 2016 dada la agudización de restricciones financieras externas generadas por el incumplimiento de los ingresos por exportaciones, unido a las limitaciones que afrontan algunos de los principales socios comerciales de Cuba, debido al descenso de los precios del petróleo.
Sin embargo, reconoció Raúl, que el país está en óptimo momento en cuanto al avance del turismo, la biotecnología y otros rubros, pero produjo 19 por ciento menos azúcar y dejó de percibir alrededor del 40 por ciento en sus exportaciones de níquel.
En un reciente artículo José Luis Rodríguez recordó que desde 2015 se registró una disminución del 24,2 por ciento en el total de los bienes, afectados por la caída en los precios y también por la reducción de los volúmenes exportados de un grupo de productos.
Particular atención llama el níquel, renglón en el cual se aprecia una muy ligera recuperación a nivel del mercado mundial, movimiento que debe considerarse con cautela, ya que no se han modificado las tendencias a incrementos modestos a mediano y largo plazo, apuntó.
Advierte el especialista que tales ingresos se han visto afectados por una producción de solo 56 mil toneladas este año por dificultades en la planta Che Guevara.
En relación con el azúcar señaló que la situación no es muy diferente, ya que la última zafra fue mala, con una producción que solo cumplió el plan al 80 por ciento, con bajo rendimiento agroindustrial producto de la combinación de lluvia y sequía presente en el país.
De este modo, afirmó, de una zafra estimada en 1,924 millones de toneladas en el 2015, la de este año debe estar entorno a 1,5 millones solamente.
Adicionalmente los efectos del bloqueo no dejan de influir en la economía cubana a pesar de las medidas presentadas por el presidente Barack Obama tendientes a flexibilizar esa hostil política.
Cabe destacar que a más de tres meses de anunciada la eliminación de la prohibición a Cuba para utilizar el dólar en sus transacciones internacionales, aún no se ha logrado efectuar pagos ni depósitos en efectivo en esa moneda.
Para encarar el segundo semestre (aunque no se anunció estimado de cierre del año) en la sesión ordinaria del Parlamento, el vicepresidente Marino Murillo aseveró que las restricciones en los ingresos y los combustibles demandaban adoptar acciones relacionadas con la limitación de pagos en divisas y la administración más estricta para obtener créditos a corto y largo plazos.
También se contempló un ajuste en el consumo de los portadores energéticos durante los seis meses restantes del 2016, sin afectar al sector residencial.
Ello significó adoptar medidas bien concretas: rebajar gastos líquidos, la no ejecución de los créditos para evitar endeudamientos excesivos y ajustar el consumo de los portadores energéticos.
Sobre el tema Murillo aseguró que ninguna de esas disposiciones afectará los servicios vitales a la población, el equilibrio monetario interno y lo que eso implica en la circulación mercantil minorista.
Tampoco impactará en las normativas diseñadas para aumentar la capacidad de compra del peso cubano y el programa inversionista vinculado al desarrollo futuro de Cuba. 

Cuba crece a pesar de las dificultades.El presidente Raúl, comunicó que el país está en óptimo momento en cuanto al avance del turismo, la biotecnología y otros rubros.Particular atención tiene el níquel, renglón en el cual se aprecia una muy ligera recuperación a nivel del mercado mundial.En relación con el azúcar se señaló que la última zafra fue mala, con bajo rendimiento agroindustrial producto de cambios climáticosLos efectos del bloqueo no dejan de influir en la economía a pesar de las medidas presentadas por el presidente Barack Obama

Categoria: