Cuba-EEUU

Cuba y Estados Unidos inician una larga marcha

Por Luis Beaton

La visita realizada a Cuba por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, el 14 de agosto marca un punto de inflexión entre  ambos países hacia la plena normalización de las relaciones bilaterales y quedará marcada en la historia.

En ese proceso, la eliminación del bloqueo económico, comercial y financiero es el nudo gordiano, algo que reconoció el jefe de la diplomacia estadounidense, para quien  el camino hacia el entendimiento es largo pero, subrayó, por eso estamos aquí.

Durante un discurso en la ceremonia de izamiento de la bandera estadounidense en la embajada de Washington en La Habana, el viernes 14 de agosto, el alto funcionario elogió la valiente decisión del Presidente de Cuba, Raúl Castro, y de su similar estadounidense, Barack Obama, lo que a su juicio permitirá “dejar de ser prisioneros de la historia y enfocar las oportunidades de hoy y del mañana”.

En días recientes el titular estadounidense aseguró que este paso es “una forma muy directa sobre una especie de hoja de ruta hacia la verdadera y plena normalización”, mientras que fuentes diplomáticas de su país señalan que a partir de ahora puede haber conversaciones que conduzcan a un aumento real del comercio entre ambas naciones.

Kerry destacó los beneficios que habrá cuando cubanos y estadounidenses puedan relacionarse más, intercambiar ideas y aprender los unos de los otros, lo que permitiría crear un espíritu de cooperación y progreso en disímiles áreas. Los vecinos, apuntó, tienen mucho de que hablar.

Se espera que en encuentros próximos se avance sobre temas como aplicación de la ley, seguridad marítima, educación, salud, telecomunicaciones, entre otros.
El hombre de Washington en La Habana, Jeffrey de Laurentis, dijo que a partir de ahora comienza un nuevo capítulo en el camino a la normalización de las relaciones. Es un camino largo y complejo a recorrer, pero es el correcto, puntualizó.

Según las palabras del diplomático llegó “el momento para nosotros para moverse en una dirección más prometedora”.
Es hora de dejar que el mundo “sepa que nosotros deseamos lo mejor el uno al otro”, dijo Kerry durante su discurso escuchado por cientos de personas, entre ellos, miembros del Congreso que apoyan la restauración de los lazos formales con Cuba.

En un acto cargado de simbolismo, el jefe de la diplomacia estadounidense vio ascender la enseña, una ceremonia que ocurre tras largos meses de conversaciones entre Washington y La Habana y que pudiera alcanzar su máxima expresión si el Congreso vota favorablemente por eliminar las leyes del bloqueo impuesto a la Isla desde 1961.

Todos sabemos, subrayó, que el bloqueo a Cuba permanece en pie y solo puede ser modificado por el Congreso, algo que favorecemos; no obstante el presidente Obama dio pasos para la normalización en el marco de sus poderes ejecutivos pero, puntualizó, queremos hacer más.

Asimismo, el secretario de Estado norteamericano abogó porque ambas partes eliminen las restricciones existentes para avanzar más en el camino de la normalización y predijo que habrá aun más trabajo.

Citó al Apóstol cubano, José Martí, y puntualizó que todo lo que divide a los hombres es un pecado contra la humanidad.
La intervención de Kerry estuvo presidida por la declamación de un poema por el poeta cubanoamericano Richard Blanco, Cosas del mar, quien dijo que “el mar no importa, todos pertenecemos al mar que nos separa”.

En una referencia a este momento, el poema llama a dejar atrás las dudas y compartir horizontes.
Como resultado de la visita, Cuba y Estados Unidos anunciaron la creación de una comisión bilateral para avanzar en el proceso de restablecimiento pleno de sus relaciones diplomáticas.

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, dijo durante una conferencia de prensa junto a Kerry, que en la nueva etapa después del restablecimiento de los nexos diplomáticos  acordaron establecer una comisión bilateral para definir temas que serán abordados en lo inmediato, incluyendo asuntos pendientes de solución acumulados  durante más de 54 años.

El titular cubano calificó el encuentro con la parte estadounidense de respetuosoconstructivo sobre temas bilaterales y de interés para avanzar en la normalización.

Ambas partes, dijo, coincidimos en abrir nuevas áreas de diálogo y consolidar mecanismos ya creados, y establecer otros  aspectos como medio ambiente, salud, entre otros.

Rodríguez aclaró que con Estados Unidos “tenemos profundas diferencias sobre democracia, derechos humanos y diplomacia, entre otros temas, pero aclaró que el país está abierto a dialogar sobre esos asuntos.

Por otra parte, dentro de su amplia agenda, el alto funcionario estadounidense sostuvo un encuentro con el cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo de La Habana, quien manifestó que estamos empezando un camino que es prometedor.

Al referirse al momento que vive la relación bilateral entre los países vecinos, dijo que es histórico lo vivido hoy en La Habana y en Washington hace unos días con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de las legaciones.

El prelado subrayó que fue muy bueno el encuentro privado que sostuviera con el Secretario de Estado y apuntó que el proceso será irreversible en la medida en que se avance más en la relación durante el tiempo que resta del mandato del presidente Barack Obama.
 

Categoria: