Cuba, país ecológico

Por Roberto F. Campos
Las bondades naturales cubanas permiten excelentes viajes de cara a los paisajes, modalidad con mucha demanda en el mundo.
Cuba constituye una verdadera fiesta para quienes aman la naturaleza. Su verdor es inigualable, además de sus paisajes bien conservados gracias a una estrategia difundida por las autoridades de turismo: una industria sustentable y sostenible.
Y es el caso de que el color cubano es tan brillante y la naturaleza de una exuberancia tan vívida que parece un paseo por un espacio de cuentos y leyendas en lugar de un panorama real, al cual se puede ir de vacaciones.
Como peculiaridad práctica, a esos paisajes naturales se puede acceder mediante un viaje contratado con cualquiera de las agencias receptivas que comercializan los paquetes y viajes hacia este archipiélago.
Programas a la carta, viajes multidestino, y otras modalidades permiten al interesado pasar unas vacaciones inolvidables, cuando en la actualidad la compañía que rige este tipo de paseos se nombra Ecotur, vinculada con el grupo de Flora y Fauna y con especialistas sumamente capacitados para facilitar este tipo de visita.
Incluso, desde la propia capital, La Habana, en los buroes de información y otras dependencias turísticas se puede acceder a cualquiera de estos planes que abarcan todo el país.
Aunque en casi toda la nación existen sierras, ríos, costas y otros paisajes ideales para las distintas prácticas como senderos, buceo, excursiones y caminatas, algunos lugares destacan por su experiencia como el Hotel Hanabanilla, en el centro de la Isla, con variadas rutas por sitios maravillosos.
El camino que muchos repiten
Pese a haber perdido sus más frondosos bosques, hoy en día aún se conservan ecosistemas en perfecto estado, sobre todo en las regiones más orientales, en el centro del país y el extremo occidental.
Se trata de un archipiélago con 110 mil 922 kilómetros cuadrados, incluidos 746 kilómetros de costas (una longitud general de mil 250 kilómetros desde el más occidental Cabo de San Antonio hasta la más oriental Punta de Maisí).
Para completar el panorama de estadísticas geográficas se debe recordar que posee 200 bahías, unos dos mil cayos e islotes y 588 kilómetros de playas clasificados por su importancia para el turismo.
A Cuba llegan anualmente más de dos millones de viajeros con intereses diversos, en principio con una preponderancia del llamado descanso de sol y playa, sumado a incentivos y congresos, salud, cultura, náutica y, sobre todo, naturaleza.
Alrededor de 300 hoteles acumulan más de 60 mil habitaciones en todo el territorio, con un predominio de las instalaciones de cuatro y cinco estrellas, y ocho regiones propiamente destinadas al mayor desarrollo del turismo como industria.   
Mucho tiene que aportar Cuba en materia del verde, los paseos que proponen los turoperadores son a veces de un día o de una semana, o más tiempo, según el gusto.
 

Categoria: