Cubanas en Jamaica se unen al “reto” del Día de África.

Kingston, Jamaica
25 de mayo de 2020
Más allá de las barreras que impone el idioma, Cuba tiene con Jamaica, como con el resto del Caribe anglófono, una raíz común: África. Las Antillas todas comparten un pasado de dolor, de familias separadas, de hombres y mujeres arrancados de su tierra y traídos como bestias en barcos repletos, a estas islas extrañas al otro lado del Atlántico. Aquí fueron obligados a trabajar para el colonizador, ellos y sus descendientes, durante siglos. Muchos de estos hijos de África no aceptaron mansamente el destino impuesto, se rebelaron contra un amo tan extranjero en estas tierras como ellos, fueron parte fundamental de los movimientos que por vías más o menos violentas llevaron a las islas del Caribe a su independencia, y hoy son componente esencial de la cultura y sociedad antillanas.
Muchos cubanos que hoy viven en Jamaica son descendientes de los llamados “braceros antillanos” —descendientes a su vez de esclavos africanos— que viajaron a Cuba a inicios del siglo pasado a ganarse la vida en los campos de caña, cacao o café. Algunos regresaron eventualmente a Jamaica dejando a su prole en Cuba; otros vivieron el resto de su vida allá en la Mayor de las Antillas. Sus descendientes, cubanos que residen en Jamaica, están conscientes y se sienten orgullosos de sus raíces africanas.
En el contexto de las celebraciones por el Día Internacional de África, un grupo de cubanas residentes en Jamaica han querido sumarse al “reto” que se ha hecho popular en las redes sociales de vestir sus atuendos africanos, como un merecido tributo a sus ancestros, y a un continente que forma parte indivisible de la identidad del Caribe.
Consulcuba Jamaica

Categoria: