Cubanos residentes en China denuncian hostilidad de EE.UU.

Tomado de Prensa Latina

Beijing, 8 jul - Cubanos residentes en China denunciaron hoy la intensificación de la política hostil de Estados Unidos contra su país y el propósito de golpear más el desarrollo con medidas que recrudecen el bloqueo económico, financiero y comercial.

Durante un encuentro en la embajada en la isla en Beijing, esa comunidad condenó el empeño de Washington de querer asfixiar al estado antillano mediante acciones destinadas a frenar el progreso y agudizar las carencias en todos los renglones para la vida del pueblo.

No obstante, manifestaron pleno convencimiento de que se trata de otra prueba de la cual los cubanos saldrán adelante una vez más con mayor unidad e iniciativas capaces de contrarrestar las maniobras de la Casa Blanca.

'El bloqueo es como un muro que debemos atravesar por nuestra cuenta con inteligencia y paciencia. Nos toca estar unidos para que las decisiones internas sean una llave maestra que nos abra las puertas de la prosperidad', dijo a Prensa Latina el periodista Abel Rosales.

Enfatizó en que esa hostilidad obliga a Cuba a crear su camino propio de desarrollo, tras vaticinar su fin más tarde o temprano 'ante la fuerza de las buenas acciones.'

Mientras, el chef Miguel Nicolao llamó a sus compatriotas a mantenerse conscientes, unidos y seguir trabajando como hasta ahora, porque durante las seis décadas de la Revolución cubana siempre estuvo bajo el asedio y resistió el cerco estadounidense.

'Han pasado más de mil como (el presidente Donald) Trump y no han podido con Cuba. No creo que ahora éste podrá', comentó, al exigir el cese de todas las medidas de castigo adoptadas por el gobierno norteamericano.

En similares términos se pronunció Anaisy Antúnez, quien además abogó por redoblar la lucha en contra del bloqueo y condenó las afectaciones que provoca para todos los ciudadanos dentro y fuera de la nación caribeña.

Estados Unidos en los últimos meses incrementó su hostilidad hacia Cuba mediante la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, calificada de engendro jurídico y que permite la presentación de demandas judiciales contra entidades de la isla y extranjeras fuera de la jurisdicción del país norteño.

Además, restringió los viajes de sus ciudadanos y prohibió el arribo de cruceros a puertos cubanos.

Todo con la idea de disuadir la inversión extranjera, y hostigar personas o instituciones que quieran hacer negocios en el territorio antillano, además de asestar un golpe al turismo que año tras año crece y permite ingresos a establecimientos gastronómicos y de alojamiento del sector estatal y no público.

Categoria: