Cubanos residentes presentes en la celebración del Aniversario 56 del Triunfo de la Revolución Cubana

Managua.- En el majestuoso Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío de Managua, con la presencia del Canciller Samuel Santos, varios ministros y vice-ministros, amigos e invitados del Cuerpo Diplomático acreditado en Nicaragua, del alto mando del Ejército y de la Policía nicaragüense, tuvo lugar el martes 13 de enero la celebración del 56 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana.

En la velada también estuvieron presentes sectores de solidaridad, religiosos, juveniles, académicos, medios de comunicación, cubanos residentes, parlamentarios, jueces y magistrados, del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional, instituciones gubernamentales y representantes de las distintas misiones cubanas presentes en Nicaragua.

El Embajador de Cuba, Eduardo Martínez Borbonet, en sus palabras de bienvenida señaló que el triunfo de nuestra Revolución marcó para siempre la vida de nuestro país, alcanzando una relevancia trascendental en la historia de América Latina y el Caribe e incluso mucho más allá de nuestra región. Destacó que el hecho de estar celebrando este aniversario se debe a la enorme resistencia, heroísmo y tenacidad de nuestro pueblo y su unidad inquebrantable alrededor de su liderazgo histórico encabezados por Fidel y Raúl, quienes han mostrado fidelidad y lealtad a los principios a lo largo de sus vidas y han educado a varias generaciones de cubanos nacidos después de la Revolución, fieles a los ideales de justicia y libertad.

Resaltó que este nuevo aniversario tiene lugar en medio de la alegría vivida por el regreso de Gerardo, Ramón y Antonio, así como el nacimiento de Gema, agradeciendo a su vez a la solidaridad internacional y al pueblo y gobierno nicaragüenses, al Comandante Daniel y a la Compañera Rosario por todo el apoyo brindado a lo largo de estos años al lado de la Revolución Cubana.

Martínez expresó que: “La hermandad forjada en la lucha y basada en los principios no es amor de ocasión, ni de cálculo o coyuntura. Esa unidad entre ambas Revoluciones, es también fruto y origen de la eterna y reciproca lealtad que nos profesamos y que estamos comprometidos a seguir honrando.”

Al referirse al anunciado proceso de restablecimiento de relaciones con EE.UU. el embajador recordó lo expresado por el Gral. de Ejercito Raúl Castro, en el sentido de que aún queda por resolverse lo esencial: el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, recrudecido en los últimos años, para lo cual Cuba continuará en una lucha larga y difícil, no exenta de escollos y en los que la solidaridad internacional seguirá jugando un papel muy importante. Manifestó además que: “A los que nos quieren bien y les genera inquietudes los retos que representa todo este proceso, les decimos que sigan confiando en la Revolución Cubana y que nunca los defraudaremos. Sabemos lo que queremos y a qué nos enfrentamos.”

Martínez concluyó su intervención expresando que: “La Revolución Cubana, encarnada en Fidel y sus hombres, entró de pie y con la frente en alto, al Moncada, a la Sierra, a Girón, a las misiones internacionalistas y llega a este 56 aniversario erguida y con la moral bien alta para enfrentar el futuro, que sabemos será de nuevas victorias.”

Por su parte, el Canciller de Nicaragua Samuel Santos, señaló que gracias a la Revolución Cubana, Nicaragua vislumbró la esperanza y logró incorporarse a un proceso de transformación de la realidad social, económica y política, destacando así la importancia de aquel 1 enero de 1959 para los pueblos latinoamericanos y del mundo, reconociéndola ante los presentes en este acto, como “una revolución autóctona, pura, legítima, necesaria, urgente, en beneficio de los cubanos y de toda la humanidad”.

Santos también destacó el papel de Cuba en el desarrollo de proyectos de integración regional, los cuales hacen realidad los sueños de Simón Bolívar, Augusto C. Sandino y José Martí. Concluyó el Canciller expresando la solidaridad, el agradecimiento y el respeto de Nicaragua hacia Cuba, transmitiendo un saludo en nombre del presidente Daniel Ortega, la compañera Rosario y del FSLN.

Este acto también contó con la participación del Coro del Teatro Nacional Rubén Darío, el cual entonó las notas de los himnos nacionales de Nicaragua y Cuba, respectivamente, así como también del disfrute de los presentes del refrescante mojito cubano y el tradicional lechón asado con otros platos acompañantes imprescindibles en la culinaria cubana.
 

Categoria: