Declaración de cubanos residentes en Portugal sobre el Comandante Fidel, 93 años después en la historia.

Fidel fue capaz de retomar de manera brillante el pensamiento bolivariano, martiano y de otros próceres de Nuestra América para unir a nuestros pueblos en la incesante lucha contra el imperio gringo.

Sus ideas pueden servirnos de orientación para continuar victoriosamente esta épica batalla, que adopta matices dramáticos en nuestros días. No se puede obviar el ideario de Fidel a la hora de replantear la estrategia de combate y victoria frente al enemigo número uno de los pueblos, el imperialismo genocida con su actual matiz neo-colonial.

Fidel colocó los principios de dignidad, independencia, soberanía, anti-imperialismo, internacionalismo socialista y solidaridad de nuestro pueblo, como valores supremos en la conducción de las relaciones internacionales, en un mundo que se media por correlaciones de fuerzas militares y económicas.

En su ejercicio de política exterior revolucionaria, asumió una posición de reconocido liderazgo, en defensa de los pueblos del llamado Tercer Mundo, contra las políticas colonialistas, neocolonialistas y de globalización neoliberal.

Los cubanos y cubanas con la convocatoria de Fidel, desarrollaron colosales campañas de internacionalismo, solidaridad y colaboración, sin antecedentes en la historia. Desde la segunda mitad del Siglo XX a la fecha, ha marcado la historia política de Cuba, América Latina, África y el mundo.

En su concepción revolucionaria, Fidel siempre vio el proceso cubano como parte de una Revolución mayor, la que debía acontecer en toda América Latina y el Caribe.

De ahí su constante solidaridad y apoyo a los movimientos de liberación en la región y la denuncia de cada acto de injerencia yanqui. Esa posición partió en primera instancia de un sentimiento de identidad y de ineludible deber histórico, pero también como una necesidad estratégica para la preservación y consolidación de la Revolución Cubana.

Sobre todo, teniendo en cuenta que desde el siglo XIX en adelante, el principal enemigo común de la verdadera emancipación de los pueblos al sur del río Bravo eran —y continuaban siéndolo— los Estados Unidos, los que en no pocas ocasiones utilizaron con éxito para sus propósitos la máxima de “divide y vencerás”, estrategia que han utilizado hasta nuestros días.

En el 2004 Chávez y Fidel crearían la hoy conocida como Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) En el 2011, nacería en Caracas, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y con ello el sueño más preciado de Fidel y, por tradición, de Martí, Bolívar y otros próceres de nuestra América, se hacía realidad.

Fidel denunció las maniobras de los Estados Unidos y sus títeres latinoamericanos para continuar las agresiones contra Cuba, utilizando en aquellos momentos de una convocatoria del Perú para una reunión de la OEA, contra Cuba.

Hoy, 59 años después, cualquier semejanza con el papel del Perú y el grupúsculo de Lima contra la Revolución de Venezuela, no es pura coincidencia, sino el papel aún vigente de los títeres traidores y de la OEA.

Y Fidel afirma su visión cardinal del asunto y su vaticinio en torno a la Revolución cubana y latinoamericana:

No solo vivirá, sino que la Revolución será realidad en América, no porque lo queramos nosotros; sino porque las realidades de América engendran la Revolución de América, como las realidades de Cuba engendraron la Revolución de Cuba.

Fidel vive!

Lisboa, 15 de agosto de 2019

Asociacion de Cubanos Residentes en Portugal

Asociación de los Originários Cubanos en Portugal

Asociación Cultural Yoruba de Cuba-Filial Portugal

Categoria: