DECLARACIÓN DE LA FACRE SOBRE LA REFORMA CONSTITUCIONAL EN CUBA

La Revolución cubana, bajo la clara dirigencia de nuestros líderes históricos, el pueblo cubano y la suma de las nuevas generaciones, en la defensa y desarrollo del proceso socialista en Cuba, ha demostrado en disímiles ocasiones su pleno carácter democrático. Desde la puesta en marcha, al principio de la Revolución, de programas sociales, la acogida de leyes y resoluciones que proporcionaron al pueblo sus derechos esenciales y la puesta en marcha de una nueva Constitución, en 1976, la cual contó con el apoyo del 97,7 % de los ciudadanos, hasta hoy día donde se vive un proyecto de reforma constitucional, se puede apreciar que el socialismo cubano es un proceso que constantemente se ha movido en la dinámica de su actualización y participación social en las cuestiones esenciales que definen el futuro del país. En respuesta a las reales necesidades del actual contexto político internacional y socioeconómico interno del país, y en consonancia con los acuerdos aprobados en el 6to y 7mo congresos del Partido Comunista de Cuba, fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, se requiere de la implementación de nuevas transformaciones encausadas a la reconfiguración de la estructura estatal. Estamos conscientes que implementar dichos cambios no es realizar cambios parciales dentro de la Carta Magna, como las efectuadas en ocasiones anteriores, en 1978, 1992 y en el 2002; sino el llevar a cabo un proceso mucho más amplio y que permita implementar transformaciones más profundas: es la reforma total de la Constitución vigente y construir un nuevo instrumento que recoja los fundamentos de la nación, la nueva estructura de los poderes y sus alcances; además de incorporar al texto constitucional contenidos de tratados y protocolos internacionales que en materia de derechos humanos fueron suscritos por Cuba en los últimos años, los cuales refuerzan la garantía de derechos y deberes de las ciudadanas y ciudadanos dentro y fuera del país. En esta dirección, los 605 diputadas y diputados integrantes de la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobaron por unanimidad, en julio del presente año, el proyecto de Reforma Constitucional, el cual se encuentra sujeto a consulta popular desde el 13 de agosto hasta el 15 de noviembre del presente año. La comunidad de cubanas y cubanos residentes en Europa está consciente que Cuba vive uno de los más grandes momentos de su historia y se identifica y apoya este gran proceso constitutivo, el cual no solamente se enriquece con el aporte de la consulta popular interna, sino que marca un hito al abrir sus puertas a la participación directa de la comunidad cubana residente en el exterior. Estamos conscientes que esto constituye un hecho inédito en la historia de la Revolución y es la ratificación de la voluntad del gobierno cubano de contar con las voces de todas las cubanas y cubanos, es la puesta en práctica de mantener la política soberana de seguir fortaleciendo los vínculos entre la Revolución y la comunidad en el exterior: secuencia de los primeros pasos que dio el Comandante Fidel Castro Ruz, hace ya 40 años atrás (1978), encaminados a crear un vínculo estrecho entre el proyecto revolucionario socialista cubano y su comunidad cubana en el extranjero, de la cual una gran masa de la misma deseaba seguir aportando su grano de arena en la defensa de la soberanía del país y la exigencia a mantener respeto a la autodeterminación de Cuba a trazarse un camino propio, dirigido a construir un mundo mejor, más justo, cortés y solidario. El pueblo y gobierno cubanos pueden contar con los miembros presentes en esta organización y de todos sus miembros que hacen ingentes esfuerzos por demostrarle al mundo que en Cuba hay una Revolución que se erige sobre principios éticos y humanos inquebrantables: legados de José Martí y Fidel, continuidad de Raúl Castro y hoy día por el compañero Miguel Díaz-Canel Bermúdez. Estamos conscientes que, una vez enriquecido el texto del proyecto de Reforma Constitucional, analizado y aprobado por la Asamblea Nacional, en diciembre del presente año, y sometido al dictamen final en referendo mediante el voto directo y secreto de cada ciudadana y ciudadano del país, la nueva Carta Magna no será el reflejo de una imposición de intereses foráneos; sino que la misma será la fiel expresión de la voluntad soberana de nuestro pueblo cubano.Por esa razón, los presentes, levantamos nuestra voz para reafirmar: ¡Con Cuba, para todos los tiempos!

Categoria: