Del trono de Cuba a la Serie del Caribe

 

Por Yasiel Cancio Vilar

El equipo de los Alazanes de Granma consumó una proeza sin precedentes y se convirtió en el decimoctavo campeón del campeonato cubano de béisbol, tras barrer a Ciego de Ávila en la gran final con triunfos consecutivos por 4-3, 3-2, 10-1 y 3-2.

Para los granmenses, dirigidos por el experimentado manager Carlos Martí, ese representó su primer título en la historia de la pelota cubana, algo que muy pocos expertos presagiaron en el albor de la temporada, a principios de agosto del año pasado.

Además, hicieron realidad la coronación de manera espectacular, por barrida. Anteriormente, solo Pinar del Río (1997), Industriales (2003, 2004) y Santiago de Cuba (2000, 2008) habían logrado subir al trono de esa forma expedita.

   La odisea alcanza mayor relevancia si recordamos que los granmenses eliminaron en semifinales a Matanzas, principal favorito al título tras imponer récord de 70 victorias para temporadas de 90 juegos, y en el match por la corona a Ciego de Ávila, campeón nacional en 2012, 2015 y 2016.

   Con un núcleo de jugadores dirigido por Carlos Martí y liderado por el slugger Alfredo Despaigne y el derecho Lázaro Blanco, los Alazanes hicieron realidad lo imposible, obraron un milagro quimérico, inédito, impensado incluso para las mentes más relevantes del país en temas beisboleros.
   Despaigne y Blanco, junto a Carlos Benítez, Roel Santos y Guillermo Avilés, además de varios refuerzos de gran calibre como el receptor Frank Camilo Morejón, los tiradores diestros Noelvis Entenza y Miguel Lahera, el torpedero Yordan Manduley, el antesalista Yunior Paumier y el jardinero Dennis Laza, dejaron sin habla a locales y forasteros.

   Es bonito lo que nos está sucediendo, relató emocionado Despaigne en exclusiva con Correo de Cuba, antes de recordar: “Nosotros nunca antes habíamos llegado a una final y mira que por esta provincia han pasado magníficos peloteros”.

   El toletero de los Alazanes y superestrella del béisbol cubano despachó tres cuadrangulares e impulsó nueve carreras en los playoffs semifinal y final, además de recibir 20 bases por bolas (10 intencionales) en 49 comparecencias al plato y exhibir astronómico .551 de OBP (porcentaje de embasamiento) y .536 de slugging.

   Por su parte, Blanco dejó bien claro que “ganar el título del béisbol cubano es algo impresionante, da tremenda satisfacción, es lo más grande que le puede pasar a un atleta”.

   El derecho de 29 años, líder del staff de Granma con balance de 17 victorias (incluidas tres en la postemporada) y apenas 4 derrotas, remarcó que “nadie nos regaló nada: primero le ganamos a Matanzas con su récord (de victorias) y después a Ciego de Ávila, que venía de llevarse el título en las dos últimas temporadas”.

   La quimera se hizo realidad y Granma es campeón de Cuba. Los Alazanes son los decimoctavos ocupantes del trono de la pelota nacional, con el derecho garantizado a representar a Cuba en la Serie del Caribe de Culiacán, México, del 1 al 7 de febrero.

   Para ese evento, los granmenses reforzaron el equipo en varias posiciones, en especial en el área del pitcheo con la adquisición de los derechos Vladimir García, Vladimir Baños, Freddy Asiel Álvarez y José Ángel García, además del relevista zurdo Liván Moinelo.

   Esos serpentineros se unen a Blanco, Entenza, Yoelkis Cruz, Yanier González, Leandro Martínez, César García y Lahera, el taponero del equipo.

   En la receptoría estarán Morejón y el refuerzo Osvaldo Vázquez, mientras que en el cuadro interior vestirán los colores de Granma Avilés, William Saavedra, Benítez, Paumier, Lázaro Cedeño, Osvaldo Abreu, Yuslán Milán, Alexander Ayala y Manduley.

   Los jardines, entretanto, serán custodiados por Despaigne, Roel Santos, Yoelkis Céspedes, Laza y Víctor Víctor Mesa, todos bajo la dirección de Martí, quien consiguió su primer título tras dirigir durante 28 temporadas en series nacionales.

   Granma, enfundada en el traje del equipo Cuba, debutará el 1 de febrero contra el campeón de la liga de República Dominicana y a continuación chocará contra los monarcas de Puerto Rico, Venezuela y México, por ese orden.

   Cuba ostenta ocho coronas en series del Caribe, la última de ellas alcanzada por los Vegueros de Pinar del Río en 2015.

   Anteriormente habían subido al trono los Alacranes del Almendares (1949, 1959), los Elefantes de Cienfuegos (1956, 1960), los Leones de La Habana (1952) y los Tigres del Marianao (1957, 1958).

Categoria: