Deportes

La Habana atrapada por unos “locos”Cliff Diving deja boquiabiertos a los habaneros Por Duber Luis Piñeiro GonzálezCon un magistral cierre, como para no dejar margen a las dudas, sacando el extra, el británico Blake Aldridge superó las expectativas, al clima y a sus oponentes, para agenciarse el título en la primera parada de la VI Serie Mundial Red Bull Cliff Diving.Este evento, que tuvo por sede a la capital cubana, se disputó desde una plataforma ubicada en el emblemático Castillo de los Tres Reyes del Morro, uno de los símbolos de La Habana, ubicado a las puertas de la bahía. Aldridge, finalista olímpico en los Juegos de Beijing-2008 en el sincronizado de plataforma, ejecutó en el último salto, con el que aseguró la victoria, una parada de mano con dos y medio mortales y cuatro giros contundentes. De esta forma confirmó su buena estrella para romper el hielo y de paso sus aspiraciones a estar entre los mejores en esta campaña, a pesar de que arrastra serias lesiones en la región lumbar.Pero esta dolencia no le impidió al londinense, que el venidero agosto cumplirá 32 años, salir a darlo todo y llevarse el trofeo con un acumulado total de 447.40 puntos.“Estoy muy feliz, ha sido impresionante, esta es mi primera victoria en una etapa del Cliff Diving, ganar en Cuba es un fenómeno, especialmente por el hecho de no haber saltado mucho antes de llegar acá. La concentración fue muy fuerte para vencer la preocupación, el tiempo, el miedo, el viento, los rivales”, afirmó  Aldridge a la prensa tras recibir el trofeo."Es surrealista y he estado esperando este momento tres años",  agregó Aldridge, que tenía como mejor resultado el tercer lugar conseguido en La Rochelle de Francia, en el 2013.El segundo puesto fue para el mexicano Jonathan Paredes (445.10), novato del 2013, mientras el tercer lugar quedó reservado para el también británico Gary Hunt (427.70), uno de los mejores en esta competencia, pues ganó en las Series de 2010, 2011 y 2012. Nunca pensé terminar entre los cinco primeros porque el grado de dificultad de mis clavados no era tan alto como el de mis rivales. El resultado salió, solo que ahora debo prepararme mejor y elevar la complejidad de algunos saltos para continuar escalando posiciones, destacó el mexicano, quien afirmó además que “La Habana es mítica, estar en el podio acá, compartir con su gente y alzar un trofeo en una parada milimétricamente bien organizada es más de lo que pude pedir en este comienzo”.Al mismo tiempo, Paredes calificó de muy hermoso el escenario escogido para la justa y la alegría por la acogida dada a este deporte en Cuba, donde cerca de 90 mil espectadores acudieron al Malecón habanero para dar apoyo a los saltadores.Cliff Diving: bello y peligroso“Son unos locos”. “Nadie en su sano juicio hace eso”. “Esos muchachos son increíbles, tal parece que vuelan”. Esas son las expresiones que salieron de las bocas de las miles de personas que se agruparon para presenciar esta Serie Mundial Red Bull Cliff Diving, que por primera vez llegó a la capital cubana y al Caribe. Esta atractiva y riesgosa modalidad de clavados comenzó a diseminarse por el mundo en 2009 y ya una veintena de países han acogido la cita al menos en una ocasión.El Cliff Diving es un deporte de gran belleza, pero muy peligroso, pues un error puede ser fatal. Los clavadistas deben saltar desde una plataforma ubicada a 27 metros, casi tres veces la altura olímpica (10 metros). Según los especialistas, los atletas aceleran más que un coche de carreras, y descienden a velocidades superiores a los 85 kilómetros por hora, y aunque el salto solo dura unos tres segundos, el impacto es excepcionalmente duro.Algo que empezó como la pasión de unos pocos por los saltos desde los acantilados de gran altura, se ha convertido en un deporte reconocido que llama la atención en todo el mundo.La Serie Mundial, surgida en el 2009, ha reunido a los mayores talentos y promesas de este deporte, incluyendo mujeres desde 2013.  En total se han efectuado 35 competencias entre 2009 y 2013, que han dejado boquiabiertos a los aficionados con las hermosas acrobacias de los arriesgados saltadores. “Esto es lo que todo gran clavadista quiere ganar. No porque salgas en la tele o en las revistas, no. Ganas el reconocimiento de todo el mundo si ganas estas series”, explicó recientemente el colombiano Orlando Duque, cuarto en la cita cubana.El suramericano, de 39 años, primer monarca del circuito en 2009 y campeón del orbe de deportes acuáticos en Barcelona-2013, donde se efectuó por vez primera esta modalidad, suma 10 coronas mundiales y dos récords Guinness a su nombre. Además, atesora subcampeonatos en el 2010 y 2012, y el bronce del 2013.Según sus compañeros, Duque es uno de los clavadistas extremos más espectaculares, gracias a sus trucos estéticos, gran precisión, perfección en la entrada al agua, tras realizar saltos que desafían la gravedad y la velocidad.Creo que en un futuro cercano el Cliff Diving puede convertirse en deporte olímpico, comentó el multimedallista olímpico de clavados, el estadounidense Greg Louganis.Esta sexta Serie Mundial continuará en Texas, Estados Unidos (7 de junio), Irlanda (29 de junio), Noruega (12 de julio), Portugal (26 de julio), España (20 de septiembre) y Brasil (19 de octubre). Sin dudas será una suerte para los habitantes de esos lugares, que lo disfrutarán tanto como los habaneros.

Categoria: