Economía

Cooperativismo en Cuba
Por una mejor gestión de la economía y los servicios
Por Masiel Fernández Bolaños
El cooperativismo, insertado hoy en diversos sectores de la economía cubana, busca lograr una gestión más eficiente de los recursos, elevar la productividad y la calidad de los servicios.
Con ese objetivo, el pasado primero de julio entraron en funcionamiento 124 cooperativas en apartados como la construcción, el transporte, la recogida de desechos y los mercados agropecuarios, como parte de la dinámica de actualización del modelo económico en la nación.
Dicha modalidad comenzó a marchar en esas asociaciones, una decisión sustentada en los Lineamientos aprobados por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, que constituye una experiencia novedosa, posterior al triunfo de la Revolución en 1959, cuando se crearon las vinculadas al sector agrícola.
La jefa del Grupo de Implementación de los Lineamientos, Grisell Tristá, remarcó que aunque es muy temprano aún para hablar de resultados notables de esas entidades, el breve tiempo transcurrido valida la necesidad de avanzar en esta forma de producción y servicios.
En estos momentos operan 124 cooperativas, de ellas 99 en la esfera del comercio, 12 en la construcción, 11 en el transporte y dos en el sector industrial.
La cantidad se elevará a 195 cuando se sume un segundo grupo aprobado recientemente, integrado por 71 unidades y cuya actividad se extiende a labores como reparación de muebles, servicios de restaurantes y cafeterías, confecciones textiles y comercialización de aves ornamentales, entre otros, apuntó Tristá.
Explicó que “con esta medida estamos apostando a gestionar, de forma cooperativa, actividades que estatalmente no han sido eficientes. Ello, además, le permite al Estado irse desprendiendo de asuntos que no son trascendentales en el desarrollo de la economía”.
Recordó que en las cooperativas no existe el salario, sino que se realiza un anticipo de las utilidades que, luego de cumplidas las obligaciones tributarias, se reparten entre los socios en función del trabajo aportado. Entonces, en la medida en que se incremente la productividad, los ingresos serán mayores.
Por otro lado, agregó, no podemos obviar el hecho de que esta es una organización que se gestiona colectivamente y tiene, entre sus principales funciones, satisfacer las necesidades de sus socios, pero también las de la sociedad. En consecuencia, es primordial que su puesta en marcha se traduzca en una mejoría en la calidad de los servicios.
De ahí que, aun cuando de forma general los precios se establecen de acuerdo con la oferta y la demanda, existen cooperativas cuyos servicios están muy asociados a la población y en los cuales se mantendrán los precios actuales, indicó Tristá.
Además, constituyen fuentes de empleo en sectores que tocan muy directo a la población, lo cual se traduce en un impacto también en la localidad.   
Perspectivas y desafíos
En su andar hacia la elevación de la eficiencia y la productividad, la potenciación del cooperativismo también deberá enfrentar desafíos.
El presidente de la Sociedad de Cooperativismo de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), Alberto Rivera, insistió en la necesidad de preparar, sobre la base de la capacitación, no solo a los asociados, sino también a la población.
Rivera reiteró la importancia de que éste sea un sector con autonomía dondequiera que funcione, tanto en la pesca, el transporte, como en la gastronomía y el comercio.   
También reconoció que dicha forma de producción en el sector agrícola cubano ha demostrado sus potencialidades y vías de desarrollo, más allá de las dificultades afrontadas.
Para el académico constituye además una alternativa mundial al sistema neoliberal imperante.
En el caso cubano, puntualizó, se trata de empresas que se insertan en un modelo de planificación socialista y contribuyen al desarrollo económico, productivo y social de la localidad, la comunidad y la sociedad en su conjunto.
No basta con tener un proceso eficiente y eficaz, sino un Estado con voluntad política como el nuestro, que cree condiciones de desarrollo. Es imprescindible analizar y evaluar este modelo como alternativa ante la crisis global y los esquemas neoliberales que se practican, opinó.
 

Categoria: