Economía

Base de contenedores en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM)

Inversión extranjera en Cuba: promover y coordinar fichas claves

Por Cira Rodríguez César

Las oportunidades que Cuba brinda para la inversión extranjera son reconocidas por foráneos y nacionales como atrayentes para potenciar y afianzar en breve plazo los vínculos comerciales que aporten capital, tecnologías y mercado.

Con una cartera de negocios de 246 proyectos bien pensados y conformados por sectores prioritarios por un monto de 8 700 millones de dólares, hoy, más que interesante, resulta beneficioso utilizar esa vía para el desarrollo de la Isla dentro de las estrategias concebidas para actualizar su modelo económico.

Precisamente la divulgación y seguimiento de todos los intereses y propuestas que llegan desde el exterior acordes con ese portafolio, constituye el objetivo central del Grupo para la Promoción de la Inversión Extranjera de la Cámara de Comercio de Cuba.

Su coordinadora, Mirtha Rippes Aller, en declaraciones a Correo de Cuba, comentó que desde enero de este año, en que comenzó a funcionar el Grupo, se sigue una estrategia encaminada a difundir la Ley 118 de la Inversión Extranjera (aprobada en marzo de 2014), recibir propuestas de potenciales inversores, intercambios con los grupos negociadores de los organismos y acciones de capacitación para todos los implicados.

Se trata, explicó la especialista, de servir de puente transmisor entre los interesados de adentro y fuera del país sobre la factibilidad de los negocios que se emprendan, asesorar jurídicamente y valorar la perspectiva de cada propuesta y su efectividad comercial y económica, algo vital para ambas partes.

En un aparte de la conversación, Rippes acotó que en estos menesteres se complementan con un grupo similar creado por el Centro para la Promoción del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba (CEPEC), sin ánimos de competencia, pero de complementariedad en una misión común.

Como parte de sus funciones, en los primeros ocho meses de este año han recibido más de 170 notificaciones por la vía presencial o por correo electrónico de diversos países, entre los que resaltan Italia, Alemania, China, Panamá, Venezuela, Brasil, Canadá, Portugal y Francia, y de prácticamente todas las regiones del mundo.

Incluso, acotó, naciones sin ningún vínculo comercial ni económico con Cuba han expresado su interés de invertir aquí, como es el caso de Islas Caimán y Australia, a partir de la nueva ley, su favorable marco legal y la cartera de negocios que suscita múltiples posibilidades.

Por supuesto, empresarios de Estados Unidos y Puerto Rico ya se han acercado y presentado sus ofertas, pero por las condiciones impuestas por el bloqueo económico, comercial y financiero no es posible concretar ningún negocio.

En cuanto a los sectores, los más atractivos resultan ser el turismo, las energías renovables, el agroalimentario y el energético, aunque todos tienen empresarios interesados.

Para Rippes Aller, el turismo atrae más la atención por las perspectivas de crecimiento en cuanto al número de visitantes y, por supuesto, de capacidades hoteleras y extrahoteleras en los próximos años, así como el agroalimentario.

Al referirse a las relaciones con la Oficina de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), apuntó que aunque esa entidad tiene sus propios mecanismos de promoción, el Grupo también canaliza los intereses de inversión en ese enclave, sobre todo los que se presentan por las distintas misiones empresariales que visitan el país cada mes o de forma individual.

“Somos vehículo para canalizar los intereses foráneos en la ZEDM, mediante un acuerdo de colaboración, además de dar seguimiento a todas las propuestas tanto para ese enclave como para el resto del país con el fin de concretarlas”.

También el Grupo colabora en todo el proceso de trámites legales, una vez aprobado un proyecto o la creación de una empresa, precisó.
La especialista adelantó que se prevé para noviembre la actualización de la cartera de negocios y se incluyan nuevos proyectos, además de salir algunos ya aprobados en los sectores de turismo, agroalimentario y construcción.

De hecho en la ZEDM hay aprobados cinco proyectos de inversión ciento por ciento extranjera, cuyo objetivo fundamental es la producción de bienes y servicios, entre ellos dos de México y uno de España.

Aunque Rippes Aller considera adecuados los plazos de aprobación según la Ley (entre 60 y 90 días), en la medida que crezcan las autorizaciones, mayores serán los posibles inversionistas, estimulados por las garantías, el marco legal y la modernidad de la actual legislación.

Comentó que a diferencia de otros países que admiten la inversión extranjera en cualquier rama, en Cuba se exceptúan los servicios de salud, educación a la población y las instituciones armadas, salvo en sus sistemas empresariales.

Además, en otras naciones se vende la tierra, aquí se da en usufructo al inversionista, y son diferentes las formas de abrirse a la inversión.
Un ejemplo de la aceptación generalizada es el acercamiento de muchas empresas foráneas ya radicadas en el país por varios años para ampliar sus negocios e inversiones en la Isla.

Por último, la coordinadora del Grupo para la Promoción de la Inversión Extranjera recomendó a empresarios nacionales y foráneos a utilizar toda la información sobre el tema disponible en los sitios web de la Cámara de Comercio de Cuba y del CEPEC, con el fin de viabilizar el trámite y evaluación de cualquier oferta o propuesta.
 

Base de contenedores en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM)El Centro para la Promoción del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, canaliza los intereses foráneos en la ZEDM

Categoria: