Economía

Cooperativas no agropecuariasPor más eficiencia y calidad en el escenario económico cubanoPor Masiel Fernández BolañosLas cooperativas no agropecuarias son uno de los actores más recientes de la economía cubana, un escenario en el que se insertan con el fin de incrementar la eficiencia y la calidad en diversas esferas.“El  objetivo general es la producción de bienes y la prestación de servicios, mediante la gestión colectiva, para la satisfacción del interés social y el de los socios”, dijo la jefa del Área de Perfeccionamiento de Entidades de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Grisel Tristá.Se trata de un proceso experimental. Es preferente ante otras formas de gestión no estatal, más acorde con nuestro sistema socialista. La integra un colectivo, se sustenta en el trabajo de sus socios y los resultados los disfrutan todos, recalcó.Hasta mediados de mayo de 2014 estaban constituidas y funcionando 246 cooperativas no agropecuarias, un dato que se actualiza constantemente.Las mismas están enfocadas hacia actividades de gran impacto a nivel local. No se crean en sectores como la educación, la salud y otras determinadas centralmente, subrayó Tristá.Entre las actividades aprobadas para este tipo de gestión están: gastronomía, servicios personales y técnicos; transportaciones de pasajeros, carga y sus servicios asociados; la construcción y materiales de la construcción.También la pesca y establecimientos industriales productores de alimentos, entre otras.La especialista detalló que, como norma, los precios de los productos y servicios que comercialicen se determinarán según la oferta y demanda, excepto para aquellos que estén centralmente establecidos.Al final de cada ejercicio fiscal, se determinan las utilidades y se distribuyen entre los cooperativistas según lo establecido.Aunque se manejan colectivamente y tiene entre sus principales funciones satisfacer las necesidades de sus socios, también contemplan las de la sociedad. De ahí que se insista tanto en que su puesta en marcha se traduzca en una mejoría en la calidad de los servicios, añadió.Tristá explicó que “con esta medida, estamos apostando a gestionar, de forma cooperativa, actividades que estatalmente no han sido eficientes. Ello, además, le permite al Estado irse desprendiendo de asuntos que no son trascendentales en el desarrollo de la economía”.Recordó que en las cooperativas no existe el salario, sino que se realiza un anticipo de las utilidades que, luego de cumplidas las obligaciones tributarias, se reparten entre los socios en función del trabajo aportado. Entonces, en la medida en que se incremente la productividad, los ingresos serán mayores.El cooperativismo busca lograr una gestión más eficiente de los recursos, elevar la productividad y la calidad de los servicios.Con ese objetivo, el 1 de julio del 2013 entraron en funcionamiento 124 cooperativas en actividades como la construcción, el transporte, la recogida de desechos y los mercados agropecuarios, como parte de la dinámica de actualización del modelo económico en la nación.Dicha modalidad comenzó a marchar en esas asociaciones, una decisión sustentada en los Lineamientos aprobados por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba que constituye una experiencia novedosa, posterior al triunfo de la Revolución en 1959, cuando se crearon las cooperativas vinculadas al sector agrícola.

Categoria: