El café y los cubanos.

Por Lucía Arboláez

Más fuerte que el consumido en otros países y con un aroma inconfundible, el café es una de las bebidas sin alcohol preferidas por los cubanos. Es, junto al tabaco y el ron, uno de los productos que distinguen a la Isla.

Son varias las formas de prepararlo, aunque la más común es en una cafetera. En algunas zonas los campesinos conservan la tradición de colarlo con una bolsa de tela en forma de embudo, elaborada de forma artesanal, o dejando asentar el polvo en la misma vasija en la cual se hace, con agua caliente.

Algunas personas prefieren tomarlo recién colado y bien caliente. Para muchos es su primera bebida del día.

Ingredientes:

Café molido

Azúcar blanca o morena al gusto

Agua

Modo de elaboración:

Rellene la parte inferior de la cafetera con agua. Coloque el polvo de café en el filtro de esa vasija. Cierre la misma y póngala a fuego lento. Cuando el café haya alcanzado la parte superior de la cafetera, retírela del fuego y sírvalo inmediatamente. Añada azúcar al gusto.

Categoria: