Enid Claramunt: “La música no es un juego, es un arte”

El diario digital La Página publicó el 17 de junio en su sección de cultura una entrevista hecha a la joven artista cubana Enid Claramunt residente en El Salvador

Enid Claramunt: “La música no es un juego, es un arte”

Claramunt es la directora del coro de Santa Tecla, La Libertad, que pertenece al Sistema de Coros y Orquestas de la Secretaria de Cultura. Hace tres años llegó a vivir a El Salvador después de su matrimonio con un salvadoreño. Hace un año comenzó a liderar el coro del municipio.
por Patricia Montalvo

Enid Claramunt desde los cinco años tuvo una formación musical en Cuba para flauta transversal y dirección de coros, lográndose graduar a los 25 años.
Llegó al país tras casarse con un salvadoreño y debido a su gran experiencia musical se convirtió en la directora del coro de Santa Tecla.
Junto a su esposo han formado el dúo "Pro Música", de guitarra y flauta, que promueve la música latinoamericana. Las presentaciones que realiza las combina muy bien con las horas de clase que imparte en Santa Tecla.

Claramunt habló con DIARIO LA PÁGINA sobre su trayectoria y critica que en el país se tome a las artes como un entretenimiento y no se le respete ni se le dé la seriedad que implica. Ve una necesidad de formación musical en el país.

¿Cómo comenzó a trabajar en El Salvador?
Yo en Cuba tenía cuatro trabajos: dirigía dos coros en el arzobispado de La Habana, más el de mi parroquia, una orquesta de concierto; era maestra de una escuela musical elemental y cantaba en un coro profesional. Me casé con un salvadoreño y llegué a este país. Estuve ocho meses sin trabajar, pero gracias al profesor Iglesias Carnot, cubano, que dirigía en ese entonces la orquesta filarmónica juvenil, presenté mi currículo y me llamaron para integrar el sistema de coros. Fue un largo camino, aquí el músico académico no come, es muy difícil.

¿Cuál ha sido su formación musical?
Estuve en la Escuela Elemental Alejandro García Caturla, de la ciudad de La Habana, desde mis cinco años. Posteriormente, en la Escuela de Bandas de Concierto hice la especialidad de dirección de coros y orquestas con flauta traversa, 20 años de estudio. Yo estaba decidida a ser flautista instrumentista de una orquesta, comencé a dirigir, me dieron el reconocimiento y llevé las dos carreras. Nunca pensé que me gustará la dirección, pero me encantó.

¿Cómo evalúa el interés por la música en el país?
Por lo que he visto, en el poco tiempo que he estado, el estudiante viene porque sus padres no tienen quién les cuide a sus hijos en vacaciones y los llevan a clase, de música o deportes, porque tienen que hacer algo. Perfecto que aprendan, pero que no lo tomen como un juego, la música es un arte, es lo más sublime que hay. Si vienes a estudiar música, estudias.

¿Cómo está coordinada la formación musical en Cuba?
En Cuba todas las escuelas forman parte del Estado. Hay conservatorios de música y los estudios básicos de matemática, lenguaje, las demás áreas se llevan junto a la música. La educación es gratuita en todos sus niveles para los cubanos. El pago a los profesores es de parte del Estado y lo único que se pide es un valor representativo, que es el precio de los uniformes para los conservatorios. Haciendo la conversión para el dólar, sería $1 de aporte.

Para estudiar música en su país, ¿cuáles son los requerimientos que debe cumplir?
Se comienza desde pequeño, no puedes integrarte a cualquier edad porque el instrumento o lo que vayas a hacer tiene una edad y un momento determinado. El maestro es personalizado y son carreras musicales que pueden ser de 20 años, dependiendo si el instrumento es de cuerdas o vientos. Con profesores particulares estudian ritmo, lectura musical, historia de la música, historia del arte, el instrumento como tal y solfeo. Con esa base, audicionan a las escuelas. Les realizan también un test sicométrico para evaluar si se es apto, física y mentalmente para tocar el instrumento. La selección es rigurosa y de 400 personas pueden ingresar 10. Debes tener talento para entrar.

¿Cuánto tiempo tiene que invertir el alumno para prepararse adecuadamente?
Se tiene el derecho y el deber de estudiar ocho horas diarias, las materias básicas como matemática y lengua, y ocho horas para el instrumento musical. Se esté o no recibiendo clase. Es un sacrificio por parte de los padres y el alumno. El niño no juega, no ve televisión, solo está estudiando todo el tiempo, no tiene infancia. Si se quiere ser un instrumentista o cantante bueno hay que estudiar, sobre todo, porque el profesor pide avances del estudio previo en esas ocho horas. Si no lo tienes, ni si quiera escucha la pieza. Cada seis meses renueva el repertorio hace un examen y si no se aprueba, se suspende al alumno o se le pide que se retire.

¿Cuántas escuelas musicales hay en Cuba?
En nivel elemental hay tres: Saumell, Caturla y Guanabacoba. En nivel medio son tres: Escuela Nacional de Bandas de Concierto, Amadeo Roldan y la Escuela Nacional de Artes y nivel superior solo está el Instituto Superior de Artes.

En El Salvador no hay tantos institutos musicales como en Cuba, ¿Cree que puede considerarse una educación integral en música?
Pienso que se está trabajando para llegar a eso. Conozco muchas instituciones privadas que están abogando por la enseñanza musical en el país. Lo aplaudo porque implica que El Salvador quiere crecer en cuanto al arte. Pero dentro de las instituciones, hay personas que no tienen una educación formal que se necesita, quizá no con el rigor que en Cuba actualmente se vive, pero creo que con el tiempo se pueden lograr grandes cosas. El sistema de coros y orquestas ha actuado a favor de la cultura. Pienso que de aquí a 10 años podemos hablar de cultura con buena base.

¿Considera necesario implementar un sistema de educación musical similar al de Cuba?
Sería genial, pero a nivel mundial hay pocas escuelas así y muy pocos conservatorios para la demanda. Sería fantástico que implementaran el sistema de formación de Cuba, pero el presupuesto, la voluntad y los profesores son temas que hay que mejorar. No se puede implementar un sistema tan estricto de trabajo. Sé que el CENAR es un elemento muy importante dentro de la capital porque hala a muchos estudiantes. Como punto de referencia y cantera, está.

¿Cómo evalúa la formación que poseen los profesores de música en El Salvador?
Cada profesor tiene un libro que enseña como estime conveniente y trabaja con sus chicos según les ve el potencial. Desconozco sus técnicas, pero algunos son empíricos y otros han cantado en algún coro. No es suficiente, los directores debemos recibir más capacitaciones. Se necesita más técnica, repertorio y nuevas formas de dirección. Es importante que conozcan la estructura de un coro, la calidad de voz del estudiante y saber hacer exámenes para las audiciones y seleccionar bien a los integrantes. Se desenvuelven bien con los estudiantes y no han defraudado al sistema en cuanto a dirección pero el resultado es el que se les pide pero quizá son muy condescendientes con los estudiantes, los que desafinan están matando el trabajo del director.

¿Cuál sería el ideal de un estudiante de música?
Que comience desde pequeño porque se ve el desenvolvimiento del niño y se desarrollan sus habilidades. En todas las ramas de la música se necesitan y si por alguna situación no se logró estudiar y se es adulto, mal por él, porque la agilidad muscular ya no es igual. Para aplicar a un coro el estudiante que sabe cantar tiene que aprobar todos los exámenes, no solo que cante una canción bonito. Además, tienen que examinarse en varias áreas: Historia del arte, historia de la música, apreciación musical, ritmo, entre otras.

¿Actualmente, cuál es la base musical que tienen los estudiantes de los coros?
La mayoría de estudiantes no conocen la lectura musical ni la técnica del canto porque son muchos y pocas horas de trabajo. Se está trabajando con una educación formal, no tan académica, pero si yendo a ella. Los alumnos del coro han superado mis expectativas. Actualmente tenemos un coro juvenil, desde los 15 años hasta los 29. Son estudiantes de universidad que están estudiando otras carreras, algunos en bachillerato y están motivados por cantar y trabajar con una técnica depurada.

¿Cuál es su proyección con su trabajo en El Salvador?
Actualmente me he enfocado en el desarrollo de las artes. Estoy haciendo en El Salvador por la música, tratar de dar lo mejor de mí. Estoy acostumbrada a trabajar con músicos y estoy tratando de dar, todo lo poco que sé, para las personas que quieran recibir mis clases, mis consejos.

Categoria: