Feria del Libro se despide de la capital, saluda al resto del país

Por Damián Estrada
 
Aún quedan vestigios en la capital del aluvión literario que cada año resulta la Feria Internacional del Libro de Cuba, que en su etapa habanera este año reunió a más de 300 mil entusiastas de las letras.
En este 2015 resultó India el País Invitado de honor, mientras que los intelectuales Olga Portuondo y  Leonardo Acosta fueron los homenajeados de un evento que hace casi un cuarto de siglo comenzó su andar hasta, poco a poco, convertirse en referencia para citas literarias similares en nuestro continente.
Cinco millones de ejemplares lucieron los stands y pabellones habilitados en la sede principal Morro-Cabaña y demás subsedes, entre las que cabe citar la Unión de Artistas y Escritores de Cuba (UNEAC), el Centro Dulce María Loynaz y el céntrico Pabellón Cuba, estandarte de los jóvenes habaneros durante los 10 días que duró la etapa capitalina.
Desde su inicio el pasado 12 de febrero hasta el final de su estadía en La Habana, el 22 de este mes, los que se aventuraron a cruzar el histórico túnel que dadivoso les da la bienvenida a los visitantes a la cita con los libros pudieron adquirir una diversidad de volúmenes, así como ofertas gastronómicas y de esparcimiento que ya son parte indisoluble de la Feria.
En concreto, del 12 al 22 de febrero, acudieron al evento 312 mil 400 personas que en total adquirieron casi medio millón de los ejemplares en oferta, una cifra considerable pero que aún denota la necesidad de proponer una selección de textos más atractivos para los que visitan La Cabaña, que muchas veces llegan al recinto priorizando las demás propuestas extraliterarias.
Pósters de futbolistas, así como revistas del más universal de los deportes, aunados a la venta de artículos de artesanía, o simplemente escuchar un poco de música a la par de un buen almuerzo parecen tener demasiado peso en los que osan a cruzar el ya mencionado túnel habanero para visitar el suceso organizado por el Instituto Cubano del Libro.
Eliminar dichas ofertas no será la solución, claro está, pero queda como asignatura pendiente buscar alternativas para equiparar el entusiasmo que general en los habaneros las actividades de entretenimiento paralelas a la venta de libros, que deben indiscutiblemente ser los actores principales de esta película, y no a la inversa.
Pero negar que la Feria del Libro está en la cresta de los acontecimientos culturales de la Isla, junto al Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, sería una total negación de lo que han logrado sus organizadores en sus 24 años de vida.
Quizás la principal virtud de la Feria es su carácter de evento a nivel nacional, ya que al culminar su estadía habanera siempre emprende su periplo al resto de las provincias que siempre esperan con ansias su llegada.
De hecho, contrario a lo que muchos piensan, tras los 10 días oficiales que dura su programa capitalino continúa en La Habana durante varios días, por ejemplo en esta edición lo hará hasta el primero de marzo próximo, aunque con un carácter más interno.
Ahora toca la dicha de adentrarse en el mundo de la tinta y las hojas al resto de los cubanos, que probablemente ya estén frotándose los dedos a la espera de alguna novedad literaria o alguna obra clásica con la que tengan deuda pendiente porque, como ya se sabe, la buena literatura no envejece.
A continuación, el itinerario de la 24 Feria Internacional de Cuba por el resto del país:
   Pinar del Río: 4 al 8 de marzo
   Isla de la Juventud: 22 al 26 de abril
   Artemisa: 8 al 12 de abril
   Mayabeque: 11 al 15 de marzo
   Matanzas: 12 al 16 marzo
   Cienfuegos: 15 al 19 de abril
   Villa Clara: 27 al 31 de marzo
   Sancti Spíritus: 8 al 12 de abril
   Ciego de Ávila: 18 al 22 de marzo
   Camagüey: 8 al 12 de abril
   Las Tunas: 1 al 5 de abril
   Granma: 8 al 12 de abril
   Holguín: 25 al 29 de marzo
   Santiago de Cuba: 22 al 26 de abril
   Guantánamo: 8 al 12 de abril

Categoria: