FEU

Universitarios cubanos comprometidos con su tiempo
Por Joel Michel Varona
Corren tiempos de actualización y los universitarios cubanos desean vivirlos apegados al compromiso de aportar, participar, construir y perpetuar la obra de la Revolución nacida en 1959.
La aspiración del alumnado de todas las casas de altos estudios del país cobró vida a partir de un amplio proceso iniciado hace tres años por la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), durante el cual fueron recogidos planteamientos referidos al funcionamiento de la organización, cuestiones institucionales y políticas.
Estos análisis ganaron en profundidad en el VIII Congreso de la FEU efectuado del 11 al 14 de junio en La Habana, donde estuvieron presentes 250 delegados de todos los rincones del país, con la idea de fortalecer una organización que se parezca más a ellos.
Previo a la cita y siguiendo el cronograma, fue realizado en marzo un programa de preparación a los presidentes de brigada para que pudieran informar a sus respectivos grupos y así promover productivos debates.
Estos líderes se reunieron en abril con sus compañeros para analizar cuáles eran las propuestas que irían al Congreso Nacional.
Entre los temas más debatidos en las cuatro mil asambleas efectuadas en las brigadas,  estuvieron: la imperiosa necesidad de desterrar cualquier forma de fraude académico,  mayor vínculo de los dirigentes estudiantiles con la base y la optimización de las prácticas laborales.
En ese contexto, fueron elegidos los precandidatos a los congresos de las  universidades, que tuvieron lugar desde el 22 de abril hasta el 21 de mayo.
También quedaron constituidas las comisiones de trabajo, conformadas por la FEU y los organismos, que por una razón u otra estaban implicados en los planteamientos del alumnado.
Entre los entes convocados por los jóvenes, estaban los ministerios de Educación, Educación Superior, Trabajo y Seguridad Social, Transporte, Cultura, Informática y las Comunicaciones, Salud Pública, el INDER y el ICRT.
De tal modo, los participantes constataron  que sus inquietudes recibían la atención de las autoridades,  y una prueba mayor fue  la presencia del primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien expresó que el país cuenta con la juventud para defender la obra de la Revolución.
 El miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba calificó de altos quilates el debate, matizado siempre por la inteligencia y el compromiso de un estudiantado maduro y franco y, por encima de todo, interesado en ser parte y aportar en el empeño de perfeccionar el sistema socialista.
  Díaz-Canel destacó la importancia de la  formación integral del alumnado en una universidad creadora y transformadora, que lo será más, en la medida en que logre ser mucho más que un recinto para dar y recibir clases.
  Por su parte,  la presidenta de la FEU, Lisara Corona, declaró a la prensa local que el estudiantado llegó al VIII Congreso Nacional, más preparado, organizado, maduro e informado, lo cual permitió realizar mejores intervenciones y “concentrarnos en lo que realmente nos interesa.”
Hoy tenemos grandes retos —explicó Corona—, pues teniendo en cuenta la heterogeneidad de nuestra masa estudiantil se impone mantenernos como organización única, y a despecho de nuestros 90 años, actuar con la frescura que nos caracteriza.
Debemos —ante todo— estrechar los lazos con los estudiantes, deshacernos de formalismos, esquemas y códigos, avanzar en la creación de nuevos espacios para el debate en los centros de estudios, y multiplicar los mecanismos de participación social, para de esta forma, sentirnos parte de la toma de decisiones de la nación.
Ahora se impone perfeccionar el desempeño de la FEU en las aulas y fuera de ellas y de este modo, aportar nuestro grano de arena a la construcción de un futuro mejor para el país y el mundo, indicó Corona.
Un momento especial dentro del VIII  Congreso de la FEU fue la intervención del  antiterrorista cubano René González, quien expresó que “en los jóvenes ciframos nuestras esperanzas porque ellos pueden materializar los sueños por los cuales la nación sigue en pie de lucha”.
Ustedes deben construir la realidad que deseamos ver los verdaderos revolucionarios, subrayó González.
En el conversatorio con los estudiantes René sentenció: “Vivimos una situación muy compleja y para alcanzar y consolidar la victoria debemos verle la cara a la historia, conocer más del pensamiento de José Martí y adentrarnos en el marxismo a través de la obra de Karl Marx, alejados siempre de la superficialidad y los esquemas.”
 

Categoria: