Grupo Cuban Americans for Engagement rechaza la Ley Helms-Burton.

Washington, Estados Unidos

6 de marzo de 2019

Integrantes del grupo Cuban Americans for Engagement (CAFE) expresaron en un Comunicado de Prensa, del pasado 5 de marzo, su oposición a la decisión adoptada por el Gobierno de Estados Unidos, de iniciar la suspensión parcial del Título III de la Ley Helms-Burton.  

Según el propio informe de CAFE, la Helms-Burton ha sido percibida como un gesto de intromisión, que atenta contra la soberanía de países involucrados en dinámicas de comercio con Cuba.  

“Denunciamos el carácter obtuso e injerencista de esta ley y exigimos su total cancelación”, concluyó el comunicado emitido por esta agrupación.

A continuación, el texto del Comunicado de Prensa:

COMUNICADO DE PRENSA ACERCA DE LA SUSPENSIÓN TEMPORAL DE LA LEY HELMS BURTON Y LA IMPLEMENTACIÓN PARCIAL DE PROVISIONES

Cuban Americans for Engagement (CAFE) condena la declaración del Secretario de Estado Mike Pompeo de la suspensión adicional del Titulo III de la ley Helms Burton, que llega por primera vez acompañado de excepciones  que penalizan a empresas que hacen negocio con propiedades supuestamente confiscadas. Denunciamos la implementación de tan inhumana e inmoral política que solo perjudica al cubano de a pie.

 El Cuban Liberty and Democratic Solidarity Act (Libertad) o Helms Burton, constituye una violación a las prácticas del derecho internacional. Desde su creación en 1996, México y Canadá trabajaron con miembros de la Organización de Estados Americanos para refrenar la legislación americana y el propio Comité Jurídico de esta institución estableció unánimemente que los fundamentos de la ley eran opuestos al Derecho Internacional, lo cual ha quedado evidenciado en las reacciones en contra de la misma en las Naciones Unidas, y en general, y en la comunidad internacional.

 El título III, específicamente, da el derecho a ciudadanos norteamericanos (incluyendo a quienes así no lo fueran durante el momento de la confiscación) a presentar demandas en tribunales locales de los Estados Unidos contra individuos y empresas involucradas en negociaciones (“tráfico”, tal como consta en el lenguaje de esta ley), en territorio cubano que cuenta como propiedad confiscada.

La ley ha sido percibida como un gesto de intromisión que atenta contra la soberanía de países involucrados en dinámicas de comercio con Cuba. Contraviene incluso el espíritu del libre intercambio comercial reflejado en el actual Acuerdo Comercial de América del Norte (T-MEC; UMSCA, por sus siglas en inglés), en que se promueven, al menos en la letra, “buenas prácticas regulación” para fomentar el crecimiento económico y el intercambio comercial” entre sus miembros. La Helms-Burton, al penalizar extraterritorialmente a miembros del Acuerdo, se coloca en una posición de antagonismo que no será bien recibida, ni por los miembros del tratado, ni por sus homólogos europeos y asiáticos.

Denunciamos el carácter obtuso e injerencista de esta ley y exigimos su total cancelación. 

Categoria: