Jornada Camilo-Che

¡Camilo, Camilo, aquí está el Che! Por Yurién Portelles Con esa frase se comunicaban a través de las plantas radiofónicas de sus respectivas tropas en la Sierra Maestra, los ya entonces legendarios Comandantes del Ejército Rebelde, Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara: el uno cubano, el otro argentino. La amistad que entablaron ambos mientras combatían a la dictadura de Fulgencio Batista desde ese enclave montañoso y bajo las órdenes de su líder, Fidel Castro, se prolongó tras el triunfo de la Revolución. No habían transcurrido diez meses de la victoria revolucionaria de 1959, exactamente el 28 de octubre, cuando Camilo pereció en un accidente aéreo, mientras también en octubre, el día 8, pero de 1967, el Che es apresado en combate en Bolivia, aunque su asesinato está marcado el día 9. Por esa razón en Cuba se realiza cada año del 8 al 28 de octubre la Jornada Camilo-Che, para rememorar sus vidas y obras, consideradas ejemplos para las nuevas generaciones de nuestro país. Este año, la recordación se inició con una convocatoria en el Centro de Convenciones y Estudios Académicos de Cojímar, en la capital, y como invitado especial para la ocasión estuvo Jorge González Pérez, rector de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. El doctor Pérez fue quien encabezó al equipo de búsqueda en tierras bolivianas de los restos del Guerrillero Heroico y sus compañeros de lucha, que ahora descansan en un mausoleo en Santa Clara, capital provincial de Villa Clara. En ese encuentro, jóvenes angolanos y de otros países del continente africano que permanecen en Cuba para estudiar Medicina, dedicaron cantos, danzas y poemas de autores cubanos a estos dos héroes. Pero en el resto del país, otra vez los cubanos volvieron sobre las páginas de la historia pasada para comprender el presente y encaminar el futuro de la nación, tomando como paradigmas al Che y a Camilo. El día 8 de octubre, como cada año, cientos de niños recibieron la pañoleta que los inicia como integrantes de la Organización de Pioneros José Martí y cuyo lema es “Pioneros por el comunismo, seremos como el Che”. Para Camilo, el pueblo cubano reserva en especial el día 28, en que la tradición es lanzar flores al mar en señal de luto por él, quien murió en un accidente aéreo hace ya 54 años y cuyo cuerpo no pudo ser recuperado de las aguas. Llamado también como Señor de la Vanguardia y Héroe de Yaguajay, Camilo perdió la vida cuando retornaba de la provincia de Camaguey, tras neutralizar una conspiración contrarrevolucionaria, y su deceso conmocionó a todo el país. Durante esa remembranza en la Universidad Ignacio Agramonte Loynaz, hubo respeto y tributo a ellos, cuyas voces grabadas en su época se volvieron a escuchar, mientras se les dedicó a ambos un programa radial realizado por la Cátedra Honorífica de la Facultad de Ciencias Económicas. El Centro de Estudios Ernesto Che Guevara también donó a ese lugar de altos estudios varios libros que quedaron expuestos a los estudiantes, mientras en la provincia se organizó un match de ajedrez y un grupo de jóvenes sembró árboles en lo que se convertirá un bosque Guevariano. Mientras tanto, en la provincia de Matanzas los instructores de arte de la Brigada José Martí lideraron las acciones locales previstas en la jornada provincial, y en Santiago de Cuba, en el recordatorio, las autoridades llaman a incrementar la productividad en la cosecha de café para recuperar la economía local, azotada por el impacto del huracán Sandy a fines del 2012. Camilo y Che habían nacido en países diferentes, el primero en Cuba y el segundo en Argentina, pero el amor por su Patria los hermanó para siempre.

Categoria: