La cárcel de Thiba.

Atenas, Grecia

30 de octubre de 2019

Hay temas que son siempre más difíciles porque tratan de cosas siempre más difíciles. Estos temas también hacen falta, por muchas razones. Entre ellas: evidenciar y no dejar perder nunca el humanismo que nos enseñó la Revolución cubana.

Por deber y compromiso, atravieso casi cada mes durante 24 meses, por varias horas, las altas, imponentes y alambradas puertas de la cárcel de Thiba, la mayor prisión de alta seguridad para damas del país. No pocas veces con ayudas de los cubanos residentes en Grecia, con saludos o con alientos. Enorgullece saber -y hace inolvidable haberlo vivido- que artistas cubanos residentes en Grecia hayan ofrecido altruistamente dos conciertos, por varias horas, a todas las reclusas del penal y a sus funcionarias. Las reclusas a su vez agradecieron presentando una rueda de casino (baile popular cubano), a pesar de que en la mayoría de los casos tal vez no haya nada más alejado de una rueda de casino o de un son cubano que sus nacionalidades. Lo disfrutaron las reclusas y no solo. Reclaman nuevos encuentros con la cultura cubana.

Seamos francos, sin ser absolutos, se trata de cosas bastante inéditas para otras realidades. Parecía impensable poder realizar junto a una compatriota cubana recluida en el penal el montaje de la exposición fotográfica “Con Cuba en el corazón”, 90 fotografías sobre Cuba con textos en griego y español, que serían vistas horas después por todas las reclusas, así como también por altas autoridades, durante dos semanas. Ella la montó, la cuidó celosamente, la explicó. Meses después, con una muestra de fotos de bolsillo, sigue hablando sobre su Patria, mostrando las fotos de su Patria. Familiares de las reclusas, y también muchas de éstas, se interesan en visitar Cuba cuando la vida y el tiempo se los permitan. Consta. Lo sueñan.

Hoy he estado nuevamente unas tres horas en la cárcel de alta seguridad de Thiba, cumpliendo funciones estrictamente consulares, a tono con el deber y la obligación de estar al tanto de la situación de cada ciudadano cubano que, por azares, por destino, por complicaciones de la vida humana, o por lo que sea, guarde prisión en una instalación penitenciaria extranjera.

Siempre pregunto a través del teléfono de cabina mediado por un cristal: “qué te hace falta”. Y siempre he recibido la misma respuesta: “nada”.

Pero hoy me cambiaron la respuesta esperada, por una sorprendente.

“Hemos creado una escuela”.

- Ah sí, ¡qué bien!

“Estudiamos matemática, física, historia...y hay interés en los profesores y reclusas en saber sobre Cuba, sobre la historia de Cuba. Necesitamos libros y materiales sobre la Revolución cubana, sobre Fidel, sobre Camilo, sobre el Moncada, pero en griego…”.

Miremos la vida con humildad. Nunca se sabe de quién y de dónde surge en un corazón cubano agradecido una clase sobre su Patria, sobre el optimismo y el crecimiento humano, por mucho que pese una cadena.

Muy pronto volveremos a Thiba, con los libros. Será donada una colección de obras sobre Cuba en lengua griega a la cárcel de alta seguridad, para su escuela.

Amigos de Cuba en Grecia se han encargado de traducir y publicar en griego más de 13 títulos de obras cubanas que abarcan su historia, su cultura, las luchas del pueblo cubano. Se donará completa esta colección, y otras obras.

Hay temas que son siempre más difíciles porque tratan de cosas siempre más difíciles. Estos temas también hacen falta, por muchas razones.

Oficina consular de Cuba en Grecia

Categoria: