La fortaleza de los trabajadores cubanos es la unidad

La fortaleza de los trabajadores cubanos es la unidad.

Por Laura Bécquer Paseiro

La lucha histórica de la clase obrera, conformada por los trabajadores que se alzaron en Chicago en 1886 para exigir la reducción de la jornada laboral a ocho horas, fue para Cuba una gran fiesta. El desfile para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores se volvió un claro ejemplo del compromiso del pueblo cubano con el proceso revolucionario y con el legado del líder histórico Fidel Castro.

Esta fue la primera marcha sin la presencia física de Fidel. Sin embargo, su obra y su pensamiento estuvieron presentes en las miles de personas que participaron en la mayor fiesta de la clase obrera cubana.

Miles de personas colmaron las principales avenidas del país y cerraron una jornada en la cual, según dirigentes sindicales, se enalteció el valor del trabajo.

En la Plaza de la Revolución de La Habana los cubanos, junto a invitados de unos 86 países en representación de 349 organizaciones sindicales, marcharon a ritmo de música con cantos, banderas e imágenes de Fidel.

Varias razones motivaron a los trabajadores cubanos entre ellos el compromiso con la continuidad del proceso iniciado el 1 de enero de 1959. Una vez más se demostró que el futuro de nuestra nación está garantizado.

El desfile de este año fue también una demostración de apoyo a la Revolución Bolivariana de Venezuela que es objeto de disímiles agresiones internas y externas, como parte de una ofensiva de la derecha en América Latina y sus manipulaciones contra los procesos democráticos y sus líderes en la región. Ante ese escenario se reiteró el apoyo de Cuba con el hermano pueblo venezolano.

Si en otras partes del mundo el Primero de Mayo estuvo signado por protestas para reivindicar los derechos perdidos, en Cuba se enarbolaron los derechos ganados por la clase trabajadora.

Fue la ocasión en la cual los obreros cubanos reclamaron el cese del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos y demandaron la devolución del territorio ilegalmente ocupado en la Base Naval en Guantánamo.

La fiesta por el Día Internacional de los Trabajadores estuvo dedicada a los jóvenes, quienes fueron protagonistas del desfile.  Al menos 50 000 representantes de las nuevas generaciones encabezaron la fiesta de la clase obrera cubana.

Porque Cuba es nuestra, porque nuestro compromiso es con un país socialista, próspero, sostenible y soberano, estamos aquí representando el futuro en esta abarrotada Plaza de la Revolución de La Habana, afirmó a Correo de Cuba la universitaria Lillian González mientras avanzaba entre la multitud juvenil que inauguró el desfile.

Fue mucha la sangre que se derramó en varios siglos de lucha revolucionaria para alcanzar la libertad y los logros sociales que disfrutamos hoy y eso es algo que estamos comprometidos a defender, por eso nos dimos cita desde bien temprano en esta jornada memorable e histórica, dijo entre vítores de ¡Viva la Revolución! ¡Yo Soy Fidel! y ¡Viva Raúl!

Con el bullicio desapareciendo de la capitalina plaza, el ingeniero Ernesto Delgado expresó que, pese al actual contexto internacional, caracterizado por la ofensiva del capitalismo neoliberal, Cuba continuará su rumbo socialista, inspirados en el concepto de Revolución planteado por Fidel.

Esta es la guía que resume y confirma las aspiraciones soberanas y solidarias del proyecto de transformaciones que impulsa nuestro país desde 1959 con el triunfo de la Revolución liderada por el eterno guerrillero, recalcó.

Similares muestras de respaldo tuvieron lugar, al unísono, en las plazas de las capitales provinciales de todo el país, donde se congregaron los habitantes de esos territorios bajo el lema Nuestra fortaleza es la unidad.

El desfile fue la ocasión para que los obreros cubanos reclamaron el cese del bloqueo.El desfile para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores se volvió un claro ejemplo de compromiso.En la tribuna el presidente Cubano Raúl Castro y el presidente de Islas Seychelles Danny Faure, entre otras  personalidades.En la Plaza de la Revolución de La Habana los cubanos marcharon a ritmo de música con cantos, banderas e imágenes de Fidel.Esta fue la primera marcha sin la presencia física de Fidel, sin embargo, su obra y pensamiento estuvieron presentes.Muchas banderas cubanas y de otros países durante el desfile en Plaza de la Revolución.Nutrida participación del pueblo habanero en el desfile.

Categoria: