La lucha brega por retornar al Olimpo

Por Osmany González Tocabens
Para la lucha supone una tarea titánica el nuevo reto de volver a los Juegos Olímpicos tras ser puesta en entredicho por el organismo rector del principal evento deportivo a nivel mundial.
El Comité Olímpico Internacional (COI) la retiró provisionalmente del programa de los Juegos del 2020 y, luego de tomar esa decisión, le sucedieron numerosas críticas por parte de sus millones de amantes y practicantes en todo el mundo.
La arbitraria resolución, emitida el 12 de febrero del 2012, causó revuelo en todos los rincones del planeta y al momento comenzaron a pronunciarse en su contra las organizaciones afiliadas a la Federación Internacional de este deporte (FILA).
El deporte cubano también se hizo eco de este sentimiento de inconformidad y por ello el titular de su Federación Nacional, Eduardo Pérez Téllez, redactó una misiva de reclamación dirigida a sus homólogos de la FILA, Raphael Martinetti, y del Consejo Panamericano, Francisco Eduardo Lee López.
"Las luchas olímpicas son practicadas en 180 federaciones nacionales, goza de aceptación de todos los públicos... posee un prestigio de años de experiencia e historia en el movimiento deportivo mundial y estimamos que debe ser atendida nuestra petición por el COI", planteó el federativo.
Esta connotada decisión resultó del voto mayoritario entre los miembros de la junta directiva del COI, la cual consideró criterios como popularidad, finanzas, venta de entradas, administración y otros requisitos.
De seguro esta medida estuvo condicionada porque la lucha quedó como la menos votada entre los deportes más integrales de Londres-2012.
Empezó entonces a pujar por una única plaza para ese certamen con otras siete disciplinas deportivas: squash, escalada, kárate, wushu, béisbol y softbol (de manera conjunta), wakeboard y patinaje sobre ruedas.
En contradicción, el golf y el rugby serían favoritas entre estas competidoras que, a todas luces, no presentan tantas credenciales ni suficientes seguidores como la lucha, deporte de combate tradicional existente desde hace milenios.
Su eliminación quizás no llegue a concretarse, debido a la solidez que presenta este deporte desde los propios inicios de las Olimpiadas Modernas en 1896.
Con seguridad se trata, junto con el atletismo, de uno de los deportes más longevos en citas estivales. Los primeros indicios sobre su práctica se remontan a la época de los antiguos sumerios en el 2300 A.C.
Para lograr su retorno a la grama olímpica, la FILA deberá defender con bases sólidas su inclusión en la mencionada agenda —como deporte adicional— ante la Comisión Ejecutiva del COI en su reunión de mayo.
Pero es el propio Comité quien validará finalmente los 28 deportes incluidos en el programa competitivo de los JJ.OO. del 2020 en su 125 sesión, del 7 al 10 septiembre en Buenos Aires, Argentina.
No obstante, la lucha continuará batallando y mejorando en calidad y espectáculo, pues es preciso que halle un equilibrio adecuado entre tradición y progreso para volver a otear desde el Olimpo del deporte internacional.
 

Categoria: