Labiofam potencia su capacidad productiva

Directora de Negocios de Labiofam, Adiley Gómez Oller

Roberto Salomón

El Grupo Empresarial Laboratorios Farmacéuticos (Labiofam) busca hoy potenciar su capacidad productiva, acorde con las prioridades del país en la producción de alimentos, con diversas estrategias y mayor inversión extranjera.
Según su directora de Negocios, Adiley Gómez Oller, el objetivo es conseguir financiamientos que mejoren la industria y contribuyan a lograr productos e instalaciones certificadas con las normas internacionales ISO.
Actualmente, el Grupo fabrica el 98% de los medicamentos veterinarios para la ganadería del país con valor económico (masa vacuna, porcina, equina, avícola, cunícola y otras), y existen varios centros como el de Ingeniería Genética y Biotecnología y el Nacional para la Producción de Animales de Laboratorio, que también aportan en ese sentido.
La Isla se ve en la necesidad de importar varios tipos de vacunas de uso veterinario que aún no produce vinculadas a la rama avícola y cunícola. No obstante, Labiofam continúa sus investigaciones con vistas al desarrollo de estas y tiene en fase de registro avanzado una de ellas, lo cual evitará hacer erogaciones para su adquisición en el exterior, explica la especialista en entrevista ofrecida a Correo de Cuba.
Una línea de investigación en la que también se adentra, la constituye la de medicamentos y productos para animales afectivos, como por ejemplo perros y gatos, un mercado de creciente demanda, asegura Gómez Oller.
Creada en la década del 60, la entidad fabrica una amplia gama de surtidos, entre ellos 18 tipos de vacunas virales, 12 bacterianas, medios diagnósticos, medicamentos, antibióticos, sueros, desinfectantes, productos nutricionales, de aseo para el hogar, cosméticos y otros.

Estrategia en inversión extranjera

Una de las principales tareas a la que se consagra la entidad, la compone la terminación del proceso inversionista en tres plantas de bioproductos actualmente en construcción. Una situada aledaña a la sede del Grupo, en La Habana, y que esperan concluir a finales del venidero año, y otras dos ubicadas en las provincias de Villa Clara y Granma.
Esas instalaciones estarán aptas para fabricar, individualmente, seis millones de litros y 1000 toneladas de productos sólidos de bioproductos dirigidos a la agricultura, así como biolarvicidas para el control de vectores de enfermedades.
Las tres plantas cuentan para su financiamiento con créditos de China y su equipamiento se encuentra ya en el país. Se trata de inversiones de carácter multisectorial al intervenir en su ejecución, además de Labiofam, perteneciente al Ministerio de Agricultura (Minag), otros como el de la Construcción y el de Industrias.
En 2010 el Minag asignó a la entidad la misión de ser rectora del programa cubano de elaboración de bioproductos, a partir de resultados de las investigaciones de los institutos en la rama y los pertenecientes al sector azucarero.
La especialista Adiley Gómez subraya que la política de inversión extranjera de la entidad se orienta al fortalecimiento de las capacidades productivas y de desarrollo. Precisa que varias compañías foráneas están interesadas en estudios y análisis de factibilidad para establecer negocios, al tener en cuenta que el Grupo es un gran productor de medicamentos y vacunas.
De acuerdo con la directora de Negocios, la fabricación de medicamentos veterinarioscomo los bioproductos para la agriculturacontribuye a la seguridad alimentaria del país, por un lado al garantizar la salud de la masa animal y, por otro, con el aporte de biofertilizantes que incrementan la producción agrícola de manera sostenible. Una vez concluidas las tres plantas, el Grupo tendrá el peso fundamental en el aporte de esos medios.
Uno de los logros más importantes de la empresa está en el desarrollo de los biolarvicidas controladores de las larvas de los mosquitos que transmiten enfermedades a los seres humanos, como el dengue y la malaria.
Resalta en ese sentido, además, el rodenticida biológico Biorat, que actúa eficazmente sobre ratas y ratones entre el quinto y décimo día después de la ingestión del producto, y neutraliza totalmente esa plaga. Labiofam mantiene desde hace años un contrato con Nicaragua destinado al suministro permanente de ese producto.
Cuenta también con 18 Centros Reproductores de Entomófagos y Entomopatógenos, destinados al control de plagas que afectan la producción agrícola. Aunque una cifra mayor de ese tipo de unidades pertenece al Minag y al Grupo Azucarero Azcuba, Labiofam es también aquí la entidad rectora.
Recientemente la empresa modernizó mediante una inversión de unos cuatro millones de dólares su fábrica de yogurt probiótico, la cual dispone ahora de mayor capacidad productiva y equipamiento más avanzado, en aras de elevar la eficiencia. El destino fundamental de este rubro es el sector turístico, particularmente los polos de La Habana y Varadero.
Entre sus instalaciones está también la planta de glucosa de maíz situada en Cienfuegos, que fabrica diversos derivados dirigidos a cumplir con el encargo estatal de satisfacer las necesidades de compotas para niños y de la producción de caramelos, entre otros.

Servicios en el exterior

Actualmente, Labiofam presta asistencia técnica en la lucha contra el dengue, la malaria y otras enfermedades en Angola —donde está su colaboración más fuerte en África— Guinea Ecuatorial, Burkina Faso y Tanzania, país en el que construyó una planta de bioproductos.
Una instalación de este tipo se erige además en Ecuador y recientemente culminaron en Bolivia dos plantas que utilizan la estevia como materia prima para la producción de edulcorantes.
En resumen, continuamos la exportación de productos y servicios profesionales relacionados con la salud pública y el desarrollo científico-técnico en la rama ganadera y agrícola, concluye Gómez Oller.   

Directora de Negocios de Labiofam, Adiley Gómez OllerActualmente el Grupo fabrica el 98 % de los medicamentos veterinarios para la ganadería del paísProductos cosméticos.Productos alimenticios de Labiofam.Biorat.

Categoria: