Música

La Isla de la Juventud y el Sucu-SucuPor Lucía ArboláezVariante del son, su origen se sitúa a fines del siglo XIX, en la antigua Isla de Pinos (hoy Isla de la Juventud). El denominado Sucu-Sucu  posee un peculiar modo de interpretación.Los primeros instrumentos utilizados por los cultivadores de esta música tradicional pinera se crearon a partir de la originalidad de quienes los usaban: machetes, tumbadoras, bandurrias, campanas, marímbulas, güiros y claves.En la actualidad, el Sucu-Sucu sigue siendo popular en las fiestas campesinas y de poblados rurales de la isla pinera. Uno de sus intérpretes mas notorios es Ramón “Mongo” Rives, quien, pese a lo avanzado de su edad, encabeza su grupo "La Tumbita Criolla" y, según explica él, desea poder mantener vivo este ritmo, que al bailarproduce un sonido peculiar.Actualmente existen pineros que recuerdan aquellos festejos tradicionales donde se cantaba y bailaba hasta el amanecer al son del Sucu-Sucu. “Las mujeres vestían unas batas largas, acicaladas con cintas y vuelos; los hombres, guayabera blanca y sombrero de yarey…”.Incluso durante el siglo XIX se conocía en toda Cuba que en este lugar existían un ritmo y baile bien diferentes a los interpretados en el País. Se sabe de un cronista anónimo, que visitara la región pinera durante la etapa colonial, quedó impresionado con aquel “bailecillo” en nada parecido a los valses, habaneras y  contradanzas de La Habana de entonces.Descubierta por Cristóbal Colón en ocasión de su segundo viaje en el año 1494, situada al sur de la capital de Cuba y separada de ésta por el golfo de Batabanó, se le conoció también por La Evangelista e Isla de Pinos, entre otros nombres. Posteriormente, hace unos 37 años, se le nombró Isla de la Juventud, debido a la multiplicación en su territorio de numerosas escuelas en las que estudiaban jóvenes de varios países del mundo.Con 50 km de largo y aproximadamente los mismos de ancho y sus 80.000 habitantes, mucho ha cambiado también la historia de ese territorio, que durante cuatro siglos fuera refugio de piratas y contrabandistas, hasta el punto de que no pocos estudiosos estimaron que había sido la fuente de inspiración del escritor inglés Robert Stevenson para escribir su célebre La Isla del Tesoro.

Categoria: