Música

Afamado tresero reivindica impronta mundial del changüíEl legado cultural del changüí, padre del mundialmente famoso son cubano y abuelo de la salsa, sobrevive hoy gracias a defensores como el célebre tresero Pancho Amat.En la fiesta nacional de este emblemático ritmo, Amat aseguró que lo disfruta con plenitud porque antes de ser sonero fue rumbero, de ahí su familiaridad con el tempo de la marímbula changüisera.El changüí nació en las serranías de Guantánamo, desde donde se expandió a todo el país y el mundo, afirmó el también conocido como Rápido de Güira de Melena, al comenzar el evento."No pocos músicos utilizan este género como elemento recurrente, como componente achangüisado, a la hora de hacer una composición o una orquestación", precisó Amat, premio especial del Cubadisco-2014.Sus palabras abrieron un encuentro teórico que enriquece varias jornadas de conciertos en memoria de Elio Revé, uno de los grandes promotores de este género, fundador del trepidante Charangón.Agrupaciones como Elito Revé y el mencionado Charangón, Manolito Simonét y su Trabuco, Amat y el Cabildo del Son y el trovador Tony Ávila, se presentaron en este festival.Además, la céntrica plaza Pedro A. Pérez, acogió la música del proyecto Jade y varios exponentes locales del changüí y sus células básicas, unos sones primitivos conocidos como nengón y kiribá.También se le ha rendido tributo al recién fallecido músico Juan Formell, creador del changüí-shake, durante su paso por el Charangón y defensor del género luego, con su mítica orquesta Los Van Van.Este festival llegó a los municipios de Yateras, El Salvador, Manuel Tames y Caimanera, aledaño este último a la ilegal base naval de Estados Unidos en Guantánamo. (PL)

Categoria: