Maceo y Che

Dos héroes y sus monumentos
Por Santiago Herrera Linares
El 14 de junio en Cuba es fecha de celebración y homenaje a dos figuras legendarias de sus luchas libertarias: Antonio Maceo Grajales y Ernesto (Che) Guevara de la Serna. Nacidos en Santiago de Cuba (1845) y en Rosario, Argentina (1928) respectivamente, los siglos y la distancia que los separaba los hicieron coincidir, sin embargo, en el comienzo de sus gloriosas vidas, con  fronteras que resultaron insuficientes. Sus acciones, sus ideas, sus obras y el ejemplo y los valores que encarnaron, alimentan y alimentarán el espíritu de la patria americana y universal.
Las vidas del Che y de Maceo se mantienen vivas en la memoria de sus pueblos. Desde sus lugares de nacimiento, en los sitios de combates, donde cayeron, donde se guardan sus restos… Los pueblos, los gobiernos, las comunidades han edificado desde monumentales memoriales hasta humildes estatuas y tarjas. Son lugares de homenaje y peregrinación, destino de muchos interesados en la historia por veneración, compromiso o respeto a sus ejemplares trayectorias.
Monumentos al Che
La figura del Che se yergue sobre un pedestal de 16 metros, en el conjunto escultórico de la Plaza de la Revolución de la ciudad de Santa Clara. Reproduce una foto tomada durante la batalla en aquella urbe central, con el brazo en cabestrillo. Su autor es el escultor cubano José Delarra. En su base se asienta un mausoleo, donde descansan los restos del Guerrillero Heroico y los de sus compañeros, tras el traslado desde Bolivia.
Frente al Hospital Pediátrico, el Che camina firme con un niño en brazos. Un poco más allá, un conjunto monumentario recuerda el asalto al tren blindado. Es Santa Clara, sin dudas, el sitio donde el mayor número de esculturas y tarjas confirman la presencia de Ernesto Che Guevara.
En la Plaza de la Revolución José Martí, en La Habana, se aprecia una escultura instalada en las paredes del edificio del Ministerio del Interior, el 8 de octubre de 1993. Tiene 16 toneladas de peso en piedra de Jaimanitas, con dos columnas. Con un hermoso diseño de luces, preside los días y las noches del centro capitalino. Su autor es el diseñador cubano Enrique Ávila.
A 460 metros sobre el nivel del mar, el conjunto escultórico de la Loma El Taburete, en la occidental región cubana de Candelaria, quedó instalado en 1967. En aquel lugar se preparó parte de la guerrilla que lo acompañaría en la gesta boliviana. Su autor: Agustín Hernández Carlo. Hasta allí se llevó la tierra de La Higuera y de su ciudad natal. Treinta y ocho rocas representan a los miembros de su guerrilla.
Santiago de Cuba cuenta con el Bosque de los Héroes, dedicado al mítico combatiente y sus compañeros de lucha. Inaugurado el 15 de octubre de 1973, se ubica en la avenida de Las Américas y representa un bosque con 73 planchas rectangulares de mármol blanco, articuladas y rodeadas de plantas, en un ambiente que exhibe a los combatientes en apretado abrazo. Una pieza supera al resto; es el Comandante Guevara, erguido y firme, con la vista fija hacia la antigua fortaleza del Cuartel Moncada. Su autora es la escultora cubana Rita Longa.
La ciudad argentina de Rosario, donde nació el Che, exhibe su imagen a cuerpo entero, en el Parque Hipólito Yrigoyen. Se realizó con llaves y otros objetos de bronce donados por la población, con motivo del aniversario 80 de su natalicio Mide cuatro metros de altura.
El Alto boliviano, a 14 kilómetros de La Paz, exhibe un monumento de 7,10 metros de altura y un peso total de seis toneladas. Su autor es el escultor boliviano Félix "Tupa" Durán. Muestra al Che en cuerpo entero, bajo sus botas un águila imperial. En la mano izquierda sostiene una paloma blanca como símbolo de paz, y en la mano derecha un fusil que simboliza la lucha contra el imperialismo.
También en Bolivia, en el sitio donde fue asesinado (La Higuera), se levanta una estatua que perpetúa su memoria, rodeada de la espiritualidad de los humildes que la nombran San Ernesto de La Higuera. Es aquel un lugar de peregrinaje y homenaje permanente de personas de América y del mundo.
En Collado del Cóndor, Mérida (Venezuela), el 14 de junio de 2012 se develó una tarja de bronce a 4118 metros sobre el nivel del mar. Consigna: “Por aquí pasó, iba tras los pasos de Bolívar…”
Asimismo, en la capital austriaca, Viena, a orillas del famoso río Danubio, se empina la primera estatua al Che en una urbe europea. Por otra parte, en la ciudad gallega de Oleiros, España, su imagen se observa en un gigantesco monumento de más de ocho metros de altura.
Monumentos a Antonio Maceo
La obra monumental más relevante del siglo XX es la Plaza de la Revolución que lleva su nombre, en la oriental ciudad de Santiago de Cuba. En su centro, la imponente estatua ecuestre del Titán de Bronce que, en posición de combate y expresión de fuerza parece vocear: “¡A la carga!” Posee 16 metros de altura, complementada por 23 machetes en homenaje a la continuación de la guerra, el 23 de marzo de 1878,  tras la Protesta de Baraguá. Inaugurada el 14 de octubre de 1991, cuenta con un salón de protocolo, una Llama Eterna y una exposición olográfrica con objetos personales, fotos y documentos del Héroe. La estatua se debe al célebre escultor cubano Alberto Lescay, mientras que los 23 machetes corresponden al quehacer del artista coterráneo, Guarionex Ferrer.
En aquella provincia del oriente cubano, en el poblado de San Luis (donde se dice, nació) una estatua del General mambí, de unos tres metros de altura, quedó instalada en 1954 en la conocida Avenida de los Maceo. Lo representa a cuerpo entero, perfectamente uniformado, con el sable al cinto y su postura firme.
Ya en el extremo oriental, la guantanamera ciudad de Baracoa cuenta con el Obelisco de Playa Duaba, por donde desembarcó el Titán el primero de abril de 1895. Allí se levantó en 1924, una pirámide de un metro y medio de altura, enchapada en granito negro. No muy lejos de aquella zona, otro monumento recuerda la acción en áreas aledañas al aeropuerto local, donde el pueblo baracoense, desde 1903, realiza una peregrinación en homenaje a los mambises.
También en el oriente cubano, específicamente en Alto del Pino, existe un conjunto monumental que alude al primer combate victorioso de Maceo contra las tropas españolas, tras su arribo a Cuba por Playa Duaba.
Es famoso en La Habana, el Parque Antonio Maceo, inaugurado el 20 de mayo de 1916. Situado en la avenida del Malecón, posee 400 metros de largo y 60 metros de ancho. En su centro, la estatua ecuestre del Titán de Bronce, obra del escultor italiano Domenico Boni, se integran cuatro figuras que simbolizan sus facetas: acción, pensamiento, justicia y ley.
Asimismo es conocido el Mausoleo del Cacahual, al suroeste de La Habana, en el que reposan los restos del General mambí y los de su ayudante, Panchito Gómez Toro. También en Mangos de Baraguá, Bijarú, Las Taironas, Mal Tiempo, Mantua, Punta Brava, Peralejo… En toda la geografía cubana donde combatió, está su huella reflejada en monumentos y tarjas.
 Más allá de las fronteras nacionales, en Costa Rica, la escultora cubana Thelvia Marín diseñó un conjunto arquitectónico en La Mansión, con los restos del ingenio azucarero que Maceo fundó allí.
La grandeza de las vidas del Che y de Maceo, unidas por una misma fecha, continúan hermanadas y perpetuadas en la memoria popular, reflejada en expresiones artísticas y conductuales que hac
 

Categoria: