Mensaje de condena de la ACREB a la posible intervención norteamericana a Siria.

Mientras el mundo se debate sobre la posible intervención de Estados Unidos en Siria, el propio Barack Obama busca el mayor consenso posible por parte de la comunidad internacional, la intensificación de la planificación militar surge cuando el presidente estadounidense se prepara para presentar personalmente las razones, incluidas legales, por las cuales cree necesario intervenir en respuesta al ataque químico del 21 de agosto en las afueras de Damasco, presuntamente perpetrado por el gobierno sirio.
Entonces es lógico pensar que si en algún momento alguien así consiguió un premio “Nobel de La Paz”, en estos momentos se desconozca absolutamente está designación, pues es justamente él, el único responsable de la gran masacre que se puede perpetrar contra la humanidad si deciden desatar esta guerra. Y el Nobel de la Paz parece dispuesto a evitarse la molestia de apostar por una intensa negociación política que pudiera devolver la estabilidad a Siria porque implicaría sentarse a la mesa con Rusia e Irán. Washington parece no haber aprendido nada de sus recientes intervenciones armadas, directas o a distancia, unilaterales o mediante alianzas en distintos países en conflicto. No hay un solo caso en que el uso del aparato militar estadunidense y el de sus compinches haya logrado implantar la paz.
Aquí es necesario poner algo en claro: lanzar misiles contra Siria sin la autorización de la Organización de las Naciones Unidas no sería un acto disciplinario por haber cruzado alguna línea roja, sino una declaración de guerra.
Sin dudas, las armas químicas representan una gran amenaza para la paz. Son especialmente peligrosas por su capacidad de matar civiles en escenarios de guerra. Sin embargo, la mejor forma de enfrentar su producción y uso es la negociación mediante mecanismos multilaterales y no las acciones militares unilaterales contra quien las posee. Dicen tener evidencias del uso de estas armas por parte del gobierno de Siria sin embargo estos alegan que fueron los opositores los que la utilizaron;  una vez más, ante un conflicto interno de un país,  Estados Unidos se cree que debe intervenir como dueño del mundo. Y no se dan cuenta que el mundo lo que pide es Paz y solución a todas las crisis económicas que hay en todo el mundo, que es lo que más afecta y golpea a la humanidad.
La Asociación de Cubanos Residentes en Bolivia reclama la Paz para Siria, y proclamamos el derecho de cada Nación a resolver sus diferencias internamente sin la injerencia de terceros países, y menos de la forma tan feroz que pretende arremeter Estados Unidos contra esta Nación.
Paz para la Humanidad!!!
La Paz, 09 de septiembre del 2013
 

Categoria: