Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba y Asociación de Cubanos Residentes rechazan calumnias del diario El Deber

El Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba y la Asociación de Cubanos Residentes en este país, rechazaron este sábado las calumnias publicadas por el diario El Deber, en su editorial del pasado jueves 28 de febrero, titulado “Señales cubanas”.
En una carta dirigida al Consejo Editorial del diario, el Movimiento de Solidaridad y la Asociación de Cubanos calificaron la nota de El Deber como prejuiciada, por el desconocimiento de la realidad y la historia de Cuba, así como por los argumentos utilizados, sugestivamente parecidos a los que dictan los Estados Unidos desde hace décadas, y que, en períodos nefastos de la historia de América Latina, se nos impusieron como dogmas a recitar y repetir.
El texto destaca que el sistema que ha elegido y defendido Cuba, posee un notable nivel de gobernabilidad y se legitima en forma permanente a través de múltiples mecanismos de participación popular. Señala, asimismo, que El Deber oculta el hecho de que Cuba es un país pequeño, con escasos recursos naturales, bloqueado hace más de cincuenta años por la mayor potencia del planeta, y que, aún en esas difíciles circunstancias, ha sido no sólo capaz de resistir, sino que ha brindado solidaridad compartiendo lo que tiene y lo que sabe.
Los grupos solidarios con la mayor de las Antillas destacan que “Nuestra América” ha cambiado y, entre otras conductas dignas, se sacudió el yugo que le prohibía integrar a Cuba como nación plenamente hermana, que hoy incluso preside con honra la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), lo que representa una diáfana señal de los tiempos nuevos.
La misiva fue firmada por más de 70 personas, entre los que se destaca el intelectual Lorgio Vaca, dirigentes de la Juventud del Movimiento Al Socialismo (MAS), autoridades locales y representantes de organizaciones sociales.

 Carta al Consejo Editorial del diario El Deber"En algunos medios de comunicación la consigna parece ser golpear a Cuba"Consejo EditorialDiario El DeberSanta Cruz de la SierraDe nuestra mayor consideración:Hemos leído con estupor, dolor e indignación la editorial “Señales cubanas”, publicada en su periódico el día jueves 28 de febrero. Se trata de una nota descalificatoria que se sintetiza en la primera frase, cuando afirma lapidariamente que Cuba no es una democracia. ¿Para qué escribir más? La condena está emitida. A partir de ahí, deriva en una serie de afirmaciones prejuiciadas por el desconocimiento y escritas con ínfulas de superioridad y talante fiscalizador, utilizando argumentos sugestivamente parecidos a los que dictan los Estados Unidos desde hace décadas, y que en períodos nefastos de nuestra historia nacional se nos impusieron como dogmas a recitar y repetir.Los que conocemos al pueblo cubano e incluso hemos tenido la oportunidad de residir en ese país, podemos afirmar que el sistema que han elegido y defendido exhibe un notable nivel de gobernabilidad, y se legitima en forma permanente a través de múltiples mecanismos de participación popular. Un ejemplo cercano es el millón de recomendaciones recogidas en ámbitos laborales y barriales, con una segunda fase de debate sobre el documento que de ahí resultó, denominado “Lineamientos de la política económica y social”, que sirviera como base para proyectar e implementar una serie de reformas.El parlamento cubano (Asamblea Nacional del Poder Popular) ha sido renovado en días recientes en un 67%. La edad promedio de sus miembros es de 48 años, y un 48.86% de sus 612 diputados son mujeres. Es importante recordar que ninguno de ellos percibe un salario por esa labor, y viven de sus profesiones u oficios. Es también importante recordar que ninguno de ellos tuvo que invertir un solo centavo en campañas electorales, ya que fueron seleccionados desde las bases por su compromiso y cualidades personales.Los datos del proceso electoral de febrero de 2013 muestran que votó un 89.68% de los empadronados, para un 94.17% de boletas válidas. Las urnas, como es tradición, no fueron custodiadas por personal armado sino por niños y niñas de escuela primaria.Son elementos que su nota editorial oculta, así como esconde el hecho de que Cuba es un país pequeño, con escasos recursos naturales, bloqueado hace más de cincuenta años por la mayor potencia del planeta. Un mecanismo que no sólo le ocasiona inmensas pérdidas económicas, estimadas en el equivalente a un billón 66 mil millones de dólares, sino que también se aplica a otras naciones y empresas, vigiladas, amenazadas y multadas de diferentes formas. Resultaría ingenuo suponer que ustedes, en su condición de periodistas, no manejen abundante información sobre ese crimen de lesa humanidad.Aun desde esas difíciles condiciones Cuba ha sido no sólo capaz de resistir sino que ha brindado solidaridad compartiendo lo que tiene y lo que sabe. Para el caso de Bolivia, la Brigada Médica Cubana atendió en los últimos seis años 58.190.540 casos, salvó 63.193 vidas, atendió 34.134 partos, realizó 135.362 cirugías y 5.222.707 exámenes de laboratorio. La Operación Milagro alcanzó a más de 600 mil pacientes. La Misión Moto Méndez visitó 1.529.870 viviendas y diagnosticó 82.087 pacientes con discapacidades, entregando 12.834 ayudas técnicas. El Programa Energético sustituyó 8.509.691 focos incandescentes en 1.299.066 casas.Desde 1961 se graduaron 2568 jóvenes bolivianos y bolivianas becados en Cuba (1208 de ellos como trabajadores sociales). Hoy estudian en la isla 3791 jóvenes, de los cuales 3735 cursan la carrera de medicina. Más de ciento veinte graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina cursan la especialidad de medicina general integral. De nuevo, resultaría ingenuo suponer que en su condición de periodistas no tengan ustedes acceso a esa información.En algunos medios de comunicación la consigna parece ser golpear a Cuba. A tiempo y a destiempo, si se mueve o si no se mueve, si cambia algo y si no lo cambia. En no pocas ocasiones pontifican desde un pedestal autoerigido, con soberbia que silencia las múltiples y profundas crisis de numerosos países que hasta ayer se presentaban como paradigmas y paladines de la democracia. Basta echar una mirada a Europa, o a los propios Estados Unidos. A estas alturas de la historia, y en medio de una debacle planetaria multiforme, son grotescos los “recetarios democráticos” que han dado sobradas muestras de inutilidad.Nuestra América ha cambiado y, entre otras conductas dignas, se sacudió el yugo que le prohibía integrar a Cuba como nación plenamente hermana, que hoy incluso preside con honra la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, una diáfana señal de los tiempos nuevos. Cerrar los ojos a esas realidades es una muestra del peor compromiso con un pasado funesto que nos ha ocasionado inmenso daño.Atendiendo al derecho a réplica que nos asiste como latinoamericanos, solicitamos a ustedes la publicación de esta nota.MOVIMIENTO BOLIVIANO DE SOLIDARIDAD CON CUBAASOCIACIÓN DE CUBANOS RESIDENTES EN BOLIVIA    

Categoria: