OTRO ENCUENTRO CON MI VIDA.

Por Alina Pérez Rodríguez.
Soy una cubana residente en Burkina Faso, país de  África Occidental. Desde que vivo en este país he viajado en varias oportunidades de vacaciones a mi Cuba querida. Siempre que he llegado siento una gran tristeza debido a la distancia que nos separa. Resulta que mientras no se está lejos no se puede saber si de verdad lo quieres y sientes su ausencia, ese calor, esa libertad, ese humanismo que existe en esa pequeña isla caribeña, situada  en el centro del mar Caribe. Estas cosas no se pueden encontrar en otro lugar, pueden existir, pero no se sienten de igual manera.
Cuando estamos lejos de nuestra patria grande no podemos explicar la nostalgia que sentimos en muchas ocasiones, por eso pienso que todos los cubanos que nos encontramos fuera de esa pequeña isla por una razón u otra, debemos luchar para mantener esas realidades en nuestro país.
Quizás muchos se preguntarán: “¿Por qué te fuiste?” Y yo responderé: “Naces en un lugar preciso, pero no sabes dónde terminarás”, sin embargo, nunca podremos olvidar de dónde venimos.
¡Sobre todo cuando nos encontramos rodeados de todos los seres queridos (la familia) nos sentimos tan contentos, orgullosos, incluso deseamos que los días pasen lentamente! Pero debemos regresar pues hay otras responsabilidades que nos esperan. No significa un adiós, sino un viaje de trabajo, pues regresaremos siempre que podamos. Volver a casa, Cuba, aunque sea por una semana es lo más lindo y es el tiempo más maravilloso que se puede vivir.
Durante mi estancia en Cuba, pude apreciar muchos cambios positivos, de los que estoy muy contenta. Por ejemplo, las personas pueden, dentro de sus posibilidades, arreglar, transformar, vender, comprar sus casas. Mejorar sus condiciones de vida que es muy importante y primordial. Pueden crear una actividad que le ayude a mantener sus familias y le permitan adquirir lo necesario para vivir, como por ejemplo: la carpintería, albañilería, etc. Se han creado nuevos oficios para los jóvenes que no trabajan, existen muchas vías para que, sobre todo la juventud, tenga una ocupación, pues eso es importante y fundamental en una sociedad, pues son ellos el relevo del mañana.
Además toda persona formada en Cuba, no importa su formación, siempre será completa y eficaz.
Considero que debemos continuar en este sentido, para lograr un desarrollo mejor del país, sobre todo para el pueblo que es la base y el motor de la sociedad. Dentro de ella está la juventud, que es la nueva generación y el relevo de mañana, si ellos tienen la facilidad y posibilidad de ocuparse en una actividad, siempre responderá presente y actuarán positivamente para el desarrollo del país.
Nosotros, los cubanos residentes en otras latitudes, observamos con satisfacción todo este proceso de transformaciones y lo apoyamos con firmeza. Sabemos que en Cuba habita un pueblo luchador, trabajador y seguro de la victoria.
 

Categoria: