Paisajes cubanos

Los flamencos rosados, atributo de las costas cubanasPor Neisa Mesa del ToroCiego de Ávila, Cuba,(PL) Los cayos del archipiélago cubano Jardines del Rey resaltan por sus atributos naturales, entre los que sobresalen sus playas, dunas de arena, inigualables fondos marinos y variedades de aves peculiares.Dentro del reino de las aves sobresalen los flamencos rosados, que por su abundancia en esas islillas se ha convertido en uno de los elementos significativos de los cayos Coco y Guillermo, principales islotes del destino turístico cubano Jardines del Rey.Esos carismáticos plumíferos han sido fuente de inspiración de escritores y poetas que gustan pernoctar por esas casi vírgenes porciones de tierra del litoral norte de Ciego de Ávila, ubicado a unos 490 kilómetros de La Habana.Por esas costas de la región central de Cuba navegó en su yate Pilar el escritor norteamericano Ernest Hemingway en busca de submarinos nazis, durante la Segunda Guerra Mundial.Durante su recorrido, quedó sorprendido por las grandes colonias de flamencos y comentó: "Los flamencos levantaron el vuelo, y una lluvia fina, casi imperceptible, goteó de sus cuerpos sobre el mar."Hermosos a la luz del sol. Sus largos cuellos se inclinaban hacia abajo y las patas incongruentes, las llevaban rectas hacia atrás, inmóviles mientras batían sus alas rosadas y negras...", así plasmó en su libro Islas en el Golfo.Ese espectáculo quedó grabado en la memoria del Premio Nobel de Literatura, por eso al verlos en pleno vuelo escribió...."el contraste entre el negro y el rosado de su plumaje, con cuellos largos, batían sus alas rosadas y negras, picos negros y blancos curvados".El bello animal de color muy llamativo se encuentra en la lista de las más de 200 especies de plumíferos que habitan en la zona del sur de Cayo Coco y que agrupa a unos 30 mil ejemplares, el mayor reservorio de flamencos en Cuba.Se dice que por toda esa zona del norte de las provincias de Ciego de Ávila (Cayo Coco) y Camagüey (Rio Máximo) habita la colonia de flamencos rosados más grande de América Latina y el Caribe.Precisamente la recuperación en el 2012 de la Bahía de los Perros, ubicada en la Reserva Ecológica Centro y Oeste de Cayo Coco, benefició el retorno a la zona de las llamativas aves, las cuales han escogido a ese lugar para su permanente hábitat.Allí tienen las condiciones idóneas para la reproducción y alimentación necesarias para su desarrollo, pues sus nutrientes fundamentales son los insectos, crustáceos, moluscos y otros invertebrados marinos.Además, pueden adquirir semillas y algas de las aguas poco profundas, debido a que poseen un pico provisto de finas laminillas, que les permiten filtrar los alimentos.Conocidos científicamente como Phoenicopterus ruber, estos animales viven en colonia, se mueven al unísono y se protegen unos a los otros, siempre mostrando un bello espectáculo.Quizás esa fue la imagen que impresionó al autor de El viejo y el mar cuando escribió: "había encontrado el lugar a donde venían los flamencos con la marea alta. Eran hermosos, con el agudo rosado de su color contra el fondo gris de la orilla y sus delicados y rápidos movimientos hacia adelante al comer, y tenían la terrible y hambrienta impersonalidad de las aves vadeadoras."Su tamaño y el que sean tan feas en detalle y a la vez tan perseverantemente bellas, deben ser aves viejas, de los tiempos remotos"...., así los consideró.Esa ave glamorosa comienza su etapa reproductiva en el mes de abril, cuando un gran número de individuos se reúnen e inician las actitudes de cortejo prenupcial; entonces se establecen las parejas y proceden a la construcción del nido.Conocidos igualmente como el pájaro de fuego, el Ave Fénix mitológico considerado por los egipcios, habita en inhóspitos humedales de agua salobre, vinculados a las salinas donde abundan troncos secos, cortezas de salitre y lodo cuarteado por el sol. 

Categoria: