Plataformas políticas y sindicales de Teruel, España, respaldan iniciativa internacional contra el bloqueo a Cuba.

Teruel, Aragón, España 

4 de abril de 2020

Por iniciativa del Comité de Solidaridad Cuba-Teruel, Nery Regina Toledo Álvarez, secretaria de dicho Comité, solicita de distintos partidos políticos de Teruel y sindicatos adherirse al siguiente manifiesto. En estos tiempos de pandemia el bloqueo de EE.UU. incide de manera grave en la capacidad de Cuba para hacer frente al virus COVID-19. Por eso se pide que se realice una moratoria al bloqueo permanente.

Las cosas para Cuba son más difíciles en tiempos de pandemia, no se nos permite respirar tranquilos.

El 13 de marzo Jack Ma, fundador de Alí Babá, el gigante electrónico chino y la fundación que lleva su nombre, anunciaba interés de donar a EE.UU.  500.000 kits de detección rápida del COVIC-19 y un millón de mascarillas, haciendo caso omiso a los dichos xenófobos y racistas de su actual presidente. Antes lo había hecho a otras naciones como Japón, Corea del Sur, Italia, Irán y España, considerados los países expuestos al mayor peligro, como expresión de su llamado a unir fuerzas en esta dura y desigual batalla. Un segundo envío de donativos para apoyar trabajos de prevención en Europa llegaría al puerto belga de Liège el 16 de marzo. También ese día llegaba a Etiopía otro cargamento a 54 países africanos. Un día después un vuelo desde Hangzhou a Roma llevaría suministros médicos a la Cruz Roja Italiana y se anunciaba que más kits y mascarillas iban en camino. Ese mismo día otro avión llegaría a Zaragoza (España) con otra valiosa carga de unas 500.000 mascarillas y otros equipos médicos en apoyo al combate contra el nuevo COVIC. Ese día un post en su cuenta de twiter aseguraba en español #Estevirusloparamosentretodos. Un día más tarde otro envío llegaría a Liège para apoyar los esfuerzos de Bélgica y de Francia.

 

La agencia china XINHUA destacó que la fundación Jack Ma incrementaba sus esfuerzos para proporcionar más apoyos a los países afectados, especialmente a Italia, Bélgica, España, Eslovenia, Francia, Austria, Dinamarca, Alemania, Irlanda y los Países Bajos. El 19 tocaría el turno a países asiáticos como Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia. El 21 más suministros de emergencia para otros 18 países asiáticos, sumando 23 en total. El 22 de marzo, a medida que la pandemia seguía avanzando, tocaría América Latina y al Caribe. Un nuevo tuit de Jarck Ma anunciaba el envío de dos millones de mascarillas, 400.000 kits de diagnóstico rápido y 104 ventiladores a 24 países de nuestra región, entre ellos Cuba Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, República Dominicana y Perú. El 24 de marzo una publicación del embajador chino en Panamá confirmaba la próxima llegada a ese país de 100.000 mascarillas y 10 kits diagnóstico, mientras su colega en La Habana confirmaba lo mismo. El 30 de marzo se anunciaban envíos adicionales de equipamiento -ventiladores, guantes, trajes médicos protectores-.

El hastag  #OneWorldOneFight  devino tendencia en las redes. Entre tantas noticias y anuncios uno de esos envíos no podría llegar a su destino final. Resulta que su transportista, una empresa estadounidense, contratada para hacerlo, declinó a última hora su encomienda bajo el argumento de que las regulaciones del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra el país de destino (Cuba), recrudecido por la administración del gobierno de Donald Trump, le impedían hacerlo. El enorme esfuerzo del fundador de Alí Babá y la Fundación Jack Ma que había logrado llegar a medio centenar de países en el mundo no pudo tocar suelo cubano,  sin importar lo necesario de esos recursos para la batalla contra el virus en la pequeña isla, asediada y bloqueada. De nuevo el injusto bloqueo condena a Cuba, violando las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud que constantemente plantea la eliminación de fronteras para todo lo que imposibilite todo recurso que pueda llegar para salvar a la humanidad de esta pandemia. En estos momentos hay 1600 profesionales sanitarios cubanos en 38 países, entre ellos Italia y España.

Las cosas para Cuba siempre son más difíciles. Por eso cada logro, cada avance, se convierte en un triunfo contra los demonios. En estos momentos existe un movimiento internacional en el que se incluye una solicitud a Naciones Unidas para que haya una moratoria de las medidas de EE.UU. contra Cuba para lograr la batalla contra el COVIC-19. Es una batalla de todos y con todos.

Categoria: